Coronavirus en Navarra hoy: 125 positivos el jueves 6 de mayo, con un descenso semanal del 20%

Caparroso encabezó la lista diaria, seguida por Tudela, Barañáin, Mutilva, Chantrea, San Juan y Mendillorri. Catorce ingresos aunque baja la presión hospitalaria y de UCI

07.05.2021 | 01:14
Coronavirus en Navarra hoy: 125 positivos el jueves 6 de mayo, con un descenso semanal del 20%

Navarra detectó este jueves 6 de mayo 126 nuevos contagios por Covid-19, según datos aún provisionales del Departamento de Salud, tras realizar 2.007 pruebas de PCR y antígenos, lo que se traduce en una positividad del 6,3%. Son 2 más que el día anterior, pero por debajo de los 145 de hace 7 días y de los 190 de hace 14. Entre lunes y jueves los positivos han bajado un 20 % respecto al mismo periodo anterior, y en lo que va de semana no se han superado los 135 casos, apuntalándose una clara tendencia a la baja.

Por otro lado, 165 pacientes permanecían ayer ingresados por COVID-19 en los centros de la red hospitalaria de la Comunidad Foral, tres menos que el día anterior. Ayer se produjeron 14 ingresos relacionados con el coronavirus, dos de ellos en la UCI, y no se registraron fallecimientos. El número total de muertes confirmadas por esta causa en Navarra se mantiene en 1.174.

Caparroso encabezó el listado diario de positivos por municipios y zonas de salud, con 9 casos. Desde el 23 de abril, 29 casos positivos en la localidad, por lo que la incidencia acumulada de estos últimos 14 días asciende a 1.035 casos por cada 100.000 habitantes.

Le siguieron Tudela y Barañáin, con 8, Mutilva con 7, Chantrea, San Juan y Mendillorri, con 5, y Corella, Etxarri Aranatz y Peralta, con 4. Pamplona acumuló 25 en total.







Sobre los nuevos contagios, por zonas, en Pamplona / Iruña y su comarca se registraron el 47% de los casos positivos, en el área de Tudela, el 16% y en el área de Estella-Lizarra, el 5%. Los demás positivos (32%) se reparten por otras zonas de Navarra.

En cuanto a la distribución por franjas de edad de los nuevos casos registrados, los grupos mayoritarios son el de 30 a 44 años, con un 25%, y el de menores de 15 años, con el 24%. A continuación, se sitúan los grupos de 45 a 59 años, con el 23%, y el de 15 a 29 años, con un 18%. Finalmente, los grupos de 60 a 75 años, con el 7%, y el de mayores de 75 años, con el 3% de los nuevos contagios. La edad media de los nuevos positivos se sitúa en los 34,2 años.

Con respecto al género, el 54% de los casos son hombres y el 46% restante, mujeres.

Desde la perspectiva de la ocupación hospitalaria, según informa el Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O), tras el balance de ingresos y altas, 165 personas permanecen ingresadas con y por COVID-19 (tres menos que ayer), 26 de las cuales se encuentran en puestos UCI (tres menos que ayer) y otras 14 en hospitalización domiciliaria (cuatro menos que ayer). Los demás, 125 pacientes, están en planta (cuatro más que el día previo). Todas estas personas dieron positivo en una prueba PCR, sea esta infección o no el motivo de su ingreso hospitalario, y ocupan espacios COVID-19.

La incidencia acumulada de infecciones por el virus, según los reportes diarios, se sitúa en Navarra en 60.405 confirmados.
Dudas jurídicas


El mantenimiento del toque de queda entre las 23.00 y las 6.00 horas que ha anunciado el Gobierno de Navarra sumerge en un galimatías jurídico la prórroga restrictiva tras el fin del estado de alarma. Los juristas consultados por este periódico consideran prácticamente inviable que dicha movilidad nocturna pueda regularse a través de una norma autonómica y dibujan un escenario de inseguridad jurídica que sumirá en un estado de incertidumbre y dudas a la ciudadanía. La profesora titular de Derecho Constitucional de la Universidad de Navarra, Asunción de la Iglesia, opina que "una medida tan sumamente restrictiva De derechos fundamentales y generalizada como es el toque de queda difícilmente queda cubierta con los términos muy generales y ambiguos de la legislación sanitaria (Ley Orgánica 3 de 1986). Que hasta ahora haya sido necesario un estado de alarma para darle cobertura y que ahora directamente las comunidades autónomas pueden dictar un toque de queda no parece tampoco coherente. En alguna ocasión he dicho que un fin tan legítimo como es luchar contra la pandemia no admite todo en Derecho, porque estamos hablando de derechos y libertades y habría sido mejor establecer un marco normativo más preciso".

Otro especialista en la materia, Javier Tajadura, profesor de Derecho Constitucional de la UPV/EHU, opina en el mismo sentido que "desde el punto de vista jurídico, cuando acaba el estado de alarma desaparece la situación de emergencia y esa legalidad extraordinaria que permitía restringir los derechos de los ciudadanos desaparece, así que los poderes públicos no pueden llevar a cabo esas restricciones de derechos que han hecho hasta ahora, que básicamente eran dos: toque de queda y confinamientos. En circunstancias de normalidad no se pueden hacer ni confinamientos ni toques de queda", expone Tajadura.

El profesor asociado de Derecho Constitucional en la Universidad Pública de Navarra, Ignacio Alli Turrillas, añade que "al decaer el estado de alarma, en el que el Gobierno de la nación habilitaba a las comunidades como máximos exponentes normativos, ahora la normativa que se aprueba como es la orden foral se enfrenta contra otras normativas que jerárquicamente y competencialmente están por encima de un decreto autonómico. Son las Leyes Orgánicas las que están por encima y las que regulan los derechos fundamentales y las libertades públicas. Que una materia como el derecho a la libertad pueda ser limitado por un decreto foral rompe el principio de competencia y es muy cuestionable. Las leyes orgánicas regulan estos derechos no para limitarlos, sino para enmarcarlos, y ahora nos encontramos que una norma por autonomía puede acotarlo. Es una reestructuración de la arquitectura constitucional sui generis que va a traer polémica y problemas de inseguridad jurídica".









Preguntas y respuestas sobre el fin del estado de alarma


La finalización del estado de alarma deja en el aire muchas cuestiones sobre las futuras restricciones, el marco jurídico que las amparará y, ante todo, el margen de actuación de las comunidades autónomas que se verá limitado en tanto las medidas deberán someterse al aval de los tribunales.

-¿Qué implica el fin del estado de alarma? La principal consecuencia es la ausencia de una cobertura normativa para que las comunidades autónomas puedan dictar restricciones que limiten el ejercicio de derechos fundamentales, que afectan sobre todo a la libertad de movimientos, sin necesidad de someter estas medidas a la ratificación de los tribunales.

-¿Qué ocurre con los cierres y el toque de queda? La finalización del estado de alarma conlleva el fin de todas las medidas decretadas durante el mismo que afectan a esos derechos fundamentales, por lo que desde el 9 de mayo no habrá cierres perimetrales ni limitaciones nocturnas a la movilidad salvo que una comunidad lo acuerde nuevamente y un tribunal lo avale.

-¿Qué harán los gobiernos autonómicos? La mayoría de los ejecutivos regionales detallará en estos últimos días de la semana su planes de actuación, aunque algunos ya han avanzado que relajarán las restricciones impuestas para la hostelería y que levantarán cierres perimetrales y toques de queda. Otras, en cambio, luchan a contrarreloj para evitar que decaigan el próximo domingo.

-¿Qué leyes utilizarán ahora las comunidades autónomas? Para adoptar nuevas restricciones, ayuntamientos y comunidades tendrán que basarse de nuevo en la Ley General de Salud Pública de 2011 y la Ley General de Sanidad de 1986, que habilita a las distintas administraciones públicas a decretar medidas especiales por razones sanitarias de urgencia o necesidad.

-¿Puede una comunidad autónoma cerrar su comunidad o imponer un toque de queda? Sí, según el Gobierno y no según la Fiscalía. Al tratarse de restricciones que afectan directamente a los derechos fundamentales, las comunidades deberán someter estas medidas al aval de los jueces. De hecho, algunas comunidades ya han desistido de imponer estas medidas ya que consideran que los jueces las tumbaran ante la falta de una ley orgánica que de la cobertura legal necesaria.

-¿Si un tribunal rechaza las medidas, que se puede hacer? Acudir al Tribunal Supremo. Esta es la gran novedad respecto al año pasado. De esta forma, el Supremo sentará jurisprudencia que será de aplicación para el resto de tribunales autonómicos cuando entren a estudiar esa misma medida. El alto tribunal tendrá ahora la última palabra en cuanto a las restricciones. Por otro lado, la fiscal general del Estado ha dictado una instrucción para unificar la respuesta de los fiscales ante el nuevo escenario.

-¿Las comunidades autónomas irán por libre o se buscará el consenso entre todas? El Ejecutivo pretende que una vez que decaiga el estado de alarma, las medidas que se tengan que adoptar para combatir la pandemia se tomen en el seno del Consejo Interterritorial. No obstante, eso no impide a los gobiernos autonómicos acordar cualquier restricción que consideren oportuna por su cuenta.





DATOS DEL MIÉRCOLES


Navarra detectó el pasado miércoles 134 nuevos positivos (25 más que el día anterior) en una jornada con un fallecido y en la que permanecían hospitalizadas 168 personas, 29 de ellas en puestos UCI. Según los datos facilitados por el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN), el sistema público de salud realizó en dicha jornada 2.697 pruebas (1.608 pruebas PCR y 1.089 test de antígenos) y la tasa de positividad se mantuvo en un 5%.

Por otro lado, 168 pacientes permanecían ingresados por covid-19 en los centros de la red hospitalaria de Navarra, 12 menos que el día anterior. Así, se produjeron cinco ingresos relacionados con el coronavirus, ninguno de ellos en la UCI, y se notificó el fallecimiento un hombre de 86 años de días previos. El número total de muertes confirmadas por esta causa en Navarra se sitúa en 1.174.

Sobre los nuevos contagios, por zonas, en Pamplona y su comarca se registraron el 51% de los casos positivos, en el área de Tudela, el 8% y en el área de Estella-Lizarra, el 6%. Los demás positivos (35%) se reparten por otras zonas de Navarra.

En cuanto a la distribución por franjas de edad de los nuevos casos registrados, los grupos mayoritarios son el de menores de 15 años, con un 32%, y el de menores de 30 a 44 años, con el 21%. A continuación, se sitúan los grupos de 15 a 29 años y el de 60 a 75 años, ambos con un 15% respectivamente. Finalmente, los grupos de 45 a 59 años, con el 14%, y el de mayores de 75 años, con el 3% de los nuevos contagios. La edad media de los nuevos positivos se sitúa en los 34,5 años.

Con respecto al género, el 51% de los casos son hombres y el 49% restante, mujeres.

Desde la perspectiva de la ocupación hospitalaria, 168 personas permanecen ingresadas con y por covid-19, 29 de las cuales se encuentran críticas y otras 18 en hospitalización domiciliaria. Los demás, 121 pacientes, están en planta.

La incidencia acumulada de infecciones por el virus, según los reportes diarios, se sitúa en la Comunidad Foral en 60.280 casos confirmados.

noticias de noticiasdenavarra