Un incendio afecta a 170 hectáreas de rastrojo y matorral en Los Arcos

En los trabajos han colaborado vecinos de la zona con sus tractores para despejar el terreno

14.07.2020 | 15:46
Varias personas trabajan en la extinción del incendio forestal.

Estella-Lizarra – Un incendio que tardó más de cuatro horas en ser controlado arrasó ayer unas 170 hectáreas de monte y rastrojos en el término municipal de Los Arcos, según las primeras estimaciones del Gobierno foral (70 de matorral y 100 de rastrojo). El origen fue un tractor con enfardadora, que resultó calcinado y cuyo conductor salió ileso, que trabajaba en el término de Yaniz, a unos dos kilómetros de la localidad.

La llamada de aviso a SOS Navarra tuvo lugar a las 13.17 horas y las llamas empujadas por vientos del norte se abrieron en dos frentes: el primero de ellos se dirigió hacia Los Arcos, en cuyas calles entraron las columnas de humos, además de material de ceniza del incendio, el cual causó algo de inquietud en la población antes de su extinción, ya que fue sofocado cuando se encontraba a un kilómetro del casco urbano; y el otro frente salió hacia el oeste de las fincas de secano y alcanzó el monte con dirección a la carretera de Muez y requirió mayores esfuerzos en su extinción.


Hasta el lugar se movilizaron bomberos de los parque de Estella-Lizarra, Lodosa y de Tafalla. Junto a ellos, dos brigadas helitransportadas se unieron al dispositivo que, por parte del Gobierno de Navarra, desplazó también varias unidades de helicópteros y el avión Azor que tiene su base en el aeropuerto de Noáin. Hasta el lugar llegó acudió asimismo personal del Guarderío Forestal de Medio Ambiente, además de varias patrullas de la Policía Foral y de la Guardia Civil.

Ante la intensidad que tomó el incendio, se solicitaron refuerzos aéreos al Ministerio, que envió una unidad de helitransportada, dos aviones Azor con base en Agoncillo (La Rioja), además de un avión de coordinación del conjunto de medios aéreos que se desplazó desde Zaragoza. Tras controlar el primer fuego, los trabajos de extinción se concentraron en el segundo de los focos en el oeste de la localidad, donde una quincena de tractores con gradas movieron las rastrojeras con la finalidad de que el fuego no alcanzase la carretera NA-129 hacia Vitoria.

Sobre las 17.35 horas el incendio se quedo controlado, momento en el que se fueron retirando los medios aéreos y ya sobre las 19.00 horas los bomberos lo declararon extinguido, a pesar de que quedaron en el lugar una dotación de cada uno de los tres parques intervinientes. Que las fincas ya estuvieran cosechadas hizo que los daños solo afectaran a rastrojeras y monte bajo.