La esencia de la película ‘Dantza’ se expone en el Palacio de Bertiz

Xabier Artola muestra en Bertiz ‘Bailando ante las cámaras. Una colección de fotos de Dantza’

09.02.2020 | 18:33

oieregi - La fotografía y la danza se fusionaron ayer en el Señorío de Bertiz, en la presentación de la exposición fotográfica Bailando ante las cámaras. Una colección de fotos de Dantza, obra del fotógrafo Xabier Artola Zubillaga, que participó junto a la directora general, en funciones, de Cultura-Institución Príncipe de Viana, Dori López Jurío, en la inauguración de la muestra. También participaron Eva García Balaguer, Directora General de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, y Juan Antonio Urbeltz, antropólogo y gran estudioso de las danzas, que acompañó a Xabier Artola en la explicación de la exposición, dando una clase magistral sobre danzas, antropología y sobre la película Dantza, en la que también participa. A la entrada del Palacio, los dantzaris del grupo Duguna de Iruñea también fueron partícipes de la inauguración, mostrando tres bailes espectaculares: Belauntxingo de la ezpata-dantza de San Fermín de Aldapa y dos danzas del ciclo de las Trokeo dantzak de San Fermín.

Como comentó Dori López Jurío, la exposición se enmarca dentro de la programación de Kultur 2019, organizado por el departamento de Cultura, Deporte y Juventud del Gobierno de Navarra. Destacó que las artes plásticas siempre han estado muy unidas a Bertiz, y que la exposición fotográfica de Artola se podrá visitar hasta el 25 de agosto.

exposición Bailando ante las cámaras. Una colección de fotos de Dantza es una exposición que recoge fotografías realizadas por Xabier Artola Zubillaga durante la grabación de la película Dantza, dirigida por Telmo Esnal y producida por Txintxua.

En palabras de Artola, "poder participar en la grabación de la película y poder captar esos momentos mágicos con su cámara ha sido un honor y una experiencia muy gratificante". Relataba que nunca había participado en algo así y que ha sido muy enriquecedor. Los retos de "captar los movimientos, plasmar el baile o congelarlo ha sido espectacular". Han sido muchas horas de trabajo, que empezaron en 2014, no obstante, el rodaje paró dos años por falta de financiación, y se grabó casi en su totalidad en 2017. Artola tenía claro que debía que acoplarse a la grabación y respetar sus condiciones, dónde colocarse, no utilizar el flash, el silencio?pero también destacó que gracias a las cámaras de vídeo disponía de iluminación, de encuadre?

Durante la grabación fueron más de 6.000 las fotos que hizo, y cuando la película entró en la fase de postproducción, el trabajo de Artola, también, entró en otra fase. En un primer momento descartó alrededor de 4.000 fotos, haciendo una nueva criba hasta quedarse con unas 600. En una última etapa quedó dispuesta la exposición, que abarca 17 fotos enmarcadas, otras 6 dispuestas en papel artesano, y una serie de 15 imágenes, recogidas en un panel, del making off de la película.