Pastor con piel de lobo

Szumowska presenta ‘The other lamb’, la historia de una secta, controlada por un fundamentalista religioso que abusa de su ‘rebaño’

10.02.2020 | 04:18
Denise Gough y Raffey Cassidy, ayer, en Donostia.

A veces son los pastores los que se calzan la piel del lobo y amenazan a las ovejas. Aunque otras veces, es al rebaño al que hay que temer. Es lo que ha pretendido simbolizar la directora polaca Ma?gorzata Szumowska en The other lamb, su primera película en inglés y también la primera que no cuenta con un guion escrito por su puño y letra.

La realizadora cuenta la historia de una secta. Un grupo de mujeres, divido entre "esposas" e "hijas", que siguen los dictados de un hombre al que llaman el "pastor". Las mujeres cuidan y complacen los deseos de este "fundamentalista" con aires de Jesucristo, que comienza con sus abusos en el momento en el que las hijas menstruan.

Llena de metáforas y con un cuidadísimo apartado visual, The other lamb evoca en su vestuario y también en alguno de sus planteamientos ideológicos a El cuento de la criada, de Margaret Atwood -y, por supuesto, a su contraparte televisiva-, mientras que la atmósfera y su afán de contraponer a un macho cabrío que cuidan en la secta con la protagonista (Raffey Cassidy) no puede dejar de relacionarse con The Witch, de Robert Eggers. No obstante, ninguna de estas referencias se puso encima de la mesa en la rueda de prensa de ayer, en la que Szumowska sí reconoció estar muy influida por el cine de Lars Von Trier y, por supuesto, por su película Anticristo (2009): "Adoro todo lo que hace".

La directora, que en 2014 fue miembro del Jurado de la Sección Oficial, subrayó que el "fundamentalismo religioso" es un tema que siempre le ha interesado. De hecho, no es la primera vez que lo aborda en su cine, dado que ya lo hizo en la cinta Mug. En el caso de The other lamb, ha creado un pastor para el que ha tenido que buscar "el tono adecuado". "Es el símbolo de hombres abusadores, un falso profeta", comentó.

irlanda Los preciosos paisajes captados por la polaca se encuentran en Irlanda, donde ejecutó un rodaje de 21 días, donde el frío y las condiciones climáticas fueron extremas.

La idea original de la guionista Catherine S. McMullen es que la historia transcurriese en Australia, su país natal, con una atmósfera calurosa, contraria a la que finalmente se ha plasmado. El hecho de que fuese una producción entre Irlanda y Polonia motivó el cambio de ubicación del rodaje. "Es una película llena de realidad. Luchamos contra el clima durante todo el rodaje", afirmó la actriz protagonista.

pases

Hoy. Príncipe, 7 (23.00 horas).

Mañana. Antiguo Berri, 2 (20.45 horas).