"Australia bihotzean": la otra diáspora, en ETB-1

10.04.2020 | 00:36
Trabajar la caña de azúcar está considerado una dura tarea.

Es hijo de la diáspora vasca, nació en California y conoce muy bien cómo y por qué mucha gente abandonó Euskadi para hacer las Américas. Pero hoy muestra otra cara, la de los vascos que emigraron a Australia.

El navarro Julian Iantzi está expectante y emocionado ante la emisión de Australia bihotzean en ETB-1. Este viernes se estrena una primera parte y el próximo viernes se emitirá la segunda. El presentador de El conquistador del fin del mundo siempre ha sido un hombre muy inquieto y muy interesado en mostrar la vida de los vascos alejados de sus lugares de origen y buscando un futuro a miles de kilómetros de casa. "He hecho reportajes de los pastores vascos en Estados Unidos o de los puntistas de Miami, ahora toca los vascos en Australia".

La diáspora americana por motivos políticos o económicos es sobradamente conocida, pero no ocurre lo mismo con los vascos que abandonaron su tierra para ir a trabajar la caña de azúcar y el tabaco en las antípodas: "En aquellos tiempos, había cuatro opciones: trabajar en el monte, ir a la mar, ir de pastor a América y la última, la que menos gente conoce, ir a Australia. Para hacer dinero era ser pastor o irte a Australia. Eran trabajos muy duros", asegura el presentador.

dureza y esfuerzo Los pastores vivían su tiempo fuera de casa en soledad, en el monte: "Estaban rodeados de peligros y cuidando sus ovejas. En Australia, cortaban durante seis meses la caña de azúcar. Estaba considerado de los trabajos más duros del mundo. Los otros seis meses los pasaban recogiendo tabaco, en la construcción o en cualquier faena que pudieran encontrar", comenta Iantzi.

¿Cómo se enteró de la diáspora vasca en Australia? "Por casualidad. Fui allí a grabar un programa para Antena 3 y me tuve que quedar unos días en Sidney. Uno de nuestro concursante era Iñaki Aizpun, él es monitor de surf allí, me dijo que me iba a hacer de guía y que como era domingo íbamos a ir a comer al Euskal Txoko€ Me quedé impresionado, no sabía ni que había una Euskal Etxea en Sidney". Ese día el presentador de ETB fue de sorpresa en sorpresa escuchando las historias que le fueron contando los aitites y las amamas que le acompañaban en la mesa.

"Yo sé lo que supone dejar todo e irte fuera a buscar un futuro mejor para ti y para tu familia. Lo sé porque es la historia de mi padre y parte de mi historia. Me pareció una injusticia que supiéramos tan poco de esa otra diáspora, la australiana. Fue entonces cuando pensé en que había que hacer algo, aunque no pensé al principio en grabar un reportaje". Impresionado por las historias que había escuchado, pensó a su vuelta que había que solucionar este olvido para dar a conocer lo que le habían contado: "Publiqué en mis redes sociales unas fotos de cuando estuve allí y propuse hacer un viaje allá a modo de reclamo. Y me escribió una chica, Leire Gorigolzarri, diciéndome que era hija de uno de esos vascos que fueron allá".

Después de Leire se estableció una cadena de mensajes, unos por haber estado allí o ser descendientes de esos vascos que se fueron a Australia, otros por la curiosidad que despertaban en ellos esas historias de las que nunca habían oído hablar. "Hablé con ella y pensamos en hacer algo con ello, crear una asociación, hacer un viaje o una comida para juntarnos todos. Arrancamos con esto los dos y el padre de Leire me dio el nombre de seis personas. Empezamos a tejer la tela de araña y en poco tiempo organizamos una comida en Gernika, nos juntamos casi 300 personas y montamos una asociación".

gran acogida Julian Iantzi y sus compañeros de ese viaje emocional al pasado fueron recabando datos y se encontraron con que había vascos de otros territorios que también buscaron en su día una mejora económica en sus vidas a base de esfuerzo, distancia con sus hogares y un duro trabajo. Recalaron en Nafarroa, lugar del que también surgió una nueva asociación tras una comida en Tafalla: "Solo allí nos reunimos unas 250 personas. Al final, organizamos un viaje y se apuntaron 50 vascos y fue cuando surgió la idea de hacer unos documentales para dar a conocer esta parte de la historia tan desconocida para muchos de nosotros", comenta el presentador.

Julian Iantzi ha contado con dos extraordinarias cicerones en este viaje: Amaia Urberuaga y Tere Gabiola. Las dos nacieron en Australia y con 20 años volvieron al lugar de origen de sus padres en Euskal Herria. Ellas le explicaron a Iantzi que, hace 60 años, cientos de vascos viajaron al Estado australiano de Queensland para trabajar allí en las plantaciones de azúcar. La imagen de tres barcos repletos de gente rumbo a Australia también fue toda una sorpresa para él.

historias con corazón Lorenzo Atxabal, de Lekeitio, es otro de los protagonistas de este viaje. Llegó con 20 años a Queensland y pasó allí ocho años. Tras volver a Euskal Herria no ha vuelto a pisar Autralia en 50 años. Sin embargo, no ha olvidado las experiencias vividas allí y no dudó en relatarlas a Iantzi con todo lujo de detalles. Este viaje ha estado lleno de sorpresas tanto para los que un día vivieron allí como para los miembros del equipo de grabación comandados por Eriz Zapirain, el director que ya ha estado a la vera de Julian Iantzi en otros reportajes que ha realizado sobre la diáspora vasca.

"Ha sido un viaje muy especial, unos regresaron al lugar en el que habían trabajado durante años y otros a los pueblos en los que habían nacido y que apenas recordaban porque regresaron a Euskadi siendo una criaturas. Mucho han aprovechado para visitar a la familia que quedó allí y crearon una colonia vasca a muchísima distancia de sus casas". Una de las sorpresas que se encontraron al llegar fue un alcalde vasco en el pueblo de Ingham. Es el hijo de Ramon Jaio, que nació en Australia pero no olvida sus raíces. Habla un euskera excelente y conoce todos los secretos de la caña de azúcar.

fiestas por todo lo alto El programa terminará con una visita a la Euskal Etxea de Townsville. Allí, decenas de personas se reunieron para dar la bienvenida a los viajeros en un ambiente excepcional. Entre los demás protagonistas que Julian conoce durante la aventura están Dolores y Peter Mendiolea, Anton Onaindia y Loren Arkotxa, entre otros muchos.

"En dos documentales vamos a contar un montón de historias que son apasionantes y, sobre todo, desconocidas. Vamos a mostrar cómo un grupo de vascos, fueron muchos, han conseguido que nuestra cultura tenga un hueco en Australia, que se haya asentado allí, escucharemos hablar en euskera€ Es todo un mundo euskaldun el que allí hemos descubierto", para Iantzi es una aventura especial porque está muy sensibilizado por todos aquellos que, por un motivo u otro, un día se fueron de casa con la idea en la cabeza de hacer dinero, volver y vivir mejor. "Hay que tener en cuenta que aquí las cosas no estaban nada bien con el franquismo".

Iantzi destaca el espíritu aventurero del pueblo vasco: "Somos un país pequeño, no somos muchos, pero hemos viajado por todo el mundo y nos hemos asentado en un montón de lugares. Quedan muchas aventuras vascas por contar. Hay que hablar más de los balleneros, de la diáspora a CanadဠQueda mucho por contar". Se confiesa un culo inquieto que se apasiona por contar historias. No solo es el presentador de El conquistador, le encanta viajar y lleva muy dentro a aquel chiquillo que vivió la diáspora en California, el lugar en el que nació.

Le gusta hablar y se ha convertido en uno de los grandes comunicadores vascos en televisión y, a pesar de lo que pudiera parecer, no lleva tan mal el confinamiento. Con su sentido del humor y el positivismo que le caracteriza, dice que esta encerrona que ha pillado por sorpresa a todo el mundo a él no le incómoda tanto, si no fuera por las consecuencias trágicas que está teniendo con la pérdida de vidas, el parón económico y el desempleo: "Yo vivo mi particular cuarentena cuando estoy grabando El conquistador. Hay calor, hay bichos y cuando estamos allí soñamos con el sofá de casa, la cama de casa, la tortilla de patata, la familia€ Tengo lo que yo sueño cuando estoy trabajando. Pero no nos engañemos, estamos así porque lo que ocurre es muy grave, aunque hay que intentar llevarlo bien". Señala que es buen momento para relajarse viendo Australia bihotzean y espera que muchos acudan a esta cita tanto hoy como el próximo viernes. La propuesta pasa por la historia de unos hombres y mujeres que lucharon por vivir mejor.

"Sabemos mucho de la diáspora a América, pero muy poco de la australiana"

 

"En estos dos reportajes vamos a contar muchas historias llenas de emociones"

Julian Iantzi

Presentador de 'Australia bihotzean'


Lo último Lo más leído