Celebración virtual y en soledad

24.04.2020 | 01:15
Una ventana, 'butaca' al aire libre para la lectura en cuarentena.

El 23 de abril vivido ayer fue un Día del Libro extraordinario, sin puestos en las calles pero con numerosas iniciativas navarras 'on line' y lectores en balcones y ventanas al sol.

Las librerías navarras no salieron ayer a la calle, como lo hacen siempre cada 23 de abril. El Día del Libro vivido en este confinamiento fue una jornada de celebración extraordinaria que contó con numerosas iniciativas on line y lectores y lectoras que fueron visibles en balcones y ventanas al sol.

Internet ha sido el territorio por excelencia de esta jornada, el lugar desde donde se celebró la lectura pública del Quijote, organizada entre el Ateneo Navarro y la Red de Bibliotecas Públicas de Navarra. Unas cincuenta personas participaron en el vídeo montado para la ocasión, leyendo fragmentos de la célebre obra de Cervantes, de los que se ha podido disfrutar –y se puede, porque el vídeo se mantiene de forma permanente en la web del Ateneo– este año de manera virtual.

En Internet, también, libreros y libreras han trasladado sus recomendaciones. Con el apoyo del Ayuntamiento de Pamplona, que organizaba en los últimos años la celebración, junto a la asociación de libreros Diego de Haro, del Día del Libro y de la Flor en la zona peatonal de Carlos III, también en la jornada de ayer los libros tuvieron su espacio en las actividades del consistorio, en concreto en su web www.pamplona.es. En ese portal (https://www.pamplona.es/dia-del-libro-y-de-la-flor), los propios libreros y libreras y otros profesionales del sector han descubierto sus lecturas recomendadas para estos días de confinamiento.

A través de varios vídeos, trece librerías de Pamplona, así como bibliotecas y otras entidades del mundo del libro, aconsejan publicaciones para seguir manteniendo el hábito de la lectura en todo tipo de públicos. Los libreros y libreras muestran, además, su compromiso con el público, ya que en estos días de cierre de sus comercios y de confinamiento siguen trabajando y preparándose para la reapertura cuando así se decrete. Han remitido sus mensajes y recomendaciones las librerías Chundarata, Elkar, Walden, Belatz Cómics, Nerea, El Buzón de Bea, Letras a la Taza, Arcos, Katakrak, La Valeta, Miriam, Arista y Abárzuza; la Biblioteca General de Navarra y la Biblioteca Pública Yamaguchi; ASNABI (Asociación Navarra de Bibliotecarias y Bibliotecarios), la Plataforma Navarra de Libro y la Asociación de Editores de Navarra.

Precisamente, Editargi impulsó ayer una jornada de presentaciones de obras, charlas y encuentros con autores organizados por las editoriales Pamiela, Cénlit-Denonartean, Mintzoa, Txalaparta, Kilikids y Eunate y que pudieron seguirse por las redes sociales.

Pamplona Negra también se sumó a la cita con la elaboración de un vídeo colectivo que difundió en su web y por redes sociales, creado entre 18 de los autores que han pasado por el festival en sus distintas ediciones, quienes aparecen leyendo fragmentos del poema El Cuervo de Edgar Allan Poe. Abre el vídeo Rosa Montero.

Narraciones de cuentos para niños y propuestas de las bibliotecas públicas confluyeron ayer en la Red, y el Museo de Navarra, el Museo del Carlismo y el Museo Etnológico Julio Caro Baroja se sumaron, por décimo año consecutivo, al programa de bookcrossing (intercambio público de libros) que coordina el Museo Artium de Vitoria con motivo del Día del Libro. Además, en este 23 de abril se hicieron visibles por Pamplona lectores y lectoras disfrutando de historias en balcones y ventanas al sol, incluso a alguno se vio leyendo en el coche con la puerta abierta a la calle.

Un día para recordar, aunque, ahora que ha pasado, para recordarlo confiando en que el próximo 23 de abril las 15 librerías que ocuparon el año pasado las carpas habilitadas en Pamplona y repartieron 4.000 flores entre sus clientes, puedan volver a la calle.

Más información

noticias de noticiasdenavarra