Rita Arbiol invita a darse un 'Baño de bosque en Soria'

La pintora tudelana expone en el Nuevo Casino paisajes de la zona despoblada de Peñazcurna

25.07.2020 | 23:18
Exhuberante naturaleza otoñal en varios de los cuadros de Rita Arbiol. Fotos: cedidas

pamplona – Quien se acerque estos meses de verano al Nuevo Casino de Pamplona (Plaza del Castillo, 44 bis) descubrirá a través de la pintura de Rita Arbiol la belleza natural de la zona de Peñazcurna (Soria).

Un pueblo deshabitado desde el año 65 que se rodea de un valle hermoso –bañado por el río Linares– en el que la naturaleza respira, exhuberante, gracias en gran parte a la no intervención del hombre. En una serie de cuadros realizados en pintura acrílica sobre lienzo con unos toques de óleo, la pintora tudelana nos invita a darnos un reconfortante Baño de bosque en Soria –así ha titulado su exposición–, y en concreto en una zona que ha sido familiar para la autora desde niña –su madre y sus abuelos maternos son naturales de Peñazcurna–, pero que no ha llegado a apreciar casi hasta ahora. "Siempre me pareció un pueblo tan pequeño que no le hice ni caso, no lo miraba... Y con los años lo he descubierto y lo valoro, y más ahora, que con la pandemia nos hemos dado cuenta de lo importante que es mantener los bosques", los pulmones de la Tierra, cuenta Rita Arbiol.

Tudelana de 52 años y abogada de oficio, pinta desde niña, y con estos cuadros que comparte ahora con el público navarro quiere rendir un homenaje a "la forma de vida de entonces, a la de mi madre, mis abuelos y sus antepasados, en la que podía vivir el hombre y el paisaje también se mantenía, maravilloso, precisamente porque el hombre no llegaba a él. No había acceso rodado, no había caminos, nunca ha habido carretera allí. Cuidaron muy bien la tierra aquellas gentes que vivían sobre todo de la ganadería, y con esa manera de vivir que está claro que ahora no está de moda han conservado el paisaje así de maravilloso, así como se mantiene todavía hoy", dice agradecida a su familia materna por su vida sencilla y digna, por su respeto por el entorno. Por conservar este tesoro natural.

Las coloridas tonalidades del otoño lucen en todo su esplendor en las pinturas de Rita Arbiol. Chopos, olivos, una grandiosa vista del valle –la que tenían los paisanos al levantarse cada mañana– y otras delicias naturales protagonizan estos cuadros, que pueden disfrutarse en un agradable paseo hasta el próximo 31 de agosto. La exposición abre de martes a domingo de 19 a 21 horas, y sábados y domingos de 12 a 14 horas.

noticias de noticiasdenavarra