Un viaje a la playa y a los años 90 en la pasarela de Chanel

La afamada firma pone el colofón a la Semana de la Moda de París tras nueve días de presentaciones de las espectaculares colecciones de primavera-verano 2022

06.10.2021 | 09:07
La 'maison' revivió desfiles en que las modelos eran adoradas desde una pasarela elevada.

Durante veinte minutos, Chanel viajó al pasado para revivir los desfiles de los noventa en París, cuando las modelos eran adoradas desde una pasarela elevada a cuyos pies se agolpaban los fotógrafos. Un espectáculo a juego con la colección, llena de lentejuelas, bañadores, bikinis y minifaldas de colores. Chanel tuvo que cambiar su escenario habitual por las obras de restauración del Grand Palais, el famoso edificio de techo acristalado que abre la avenida de los Campos Elíseos, y mientras tanto ha instalado sus desfiles en un palacio efímero junto a la Torre Eiffel. Allí, con mucho secretismo, recreó un espacio oscuro en torno a una pasarela dorada rodeada de un amplio número de invitados y decenas de fotógrafos.

Buena manera de culminar esta Semana de la Moda, que llegó este martes a su fin tras nueve días de desfiles y presentaciones de las colecciones primavera-verano 2022, en la que quedó claro que para la industria el covid es historia. Al menos de momento. Sobre la pasarela se vieron las ganas de retomar la normalidad, el dinamismo, los días de colores y de sonrisas que no quedan escondidas tras las mascarillas, que se transformaron en minifaldas con aperturas hasta la cadera y vestidos estampados y vaporosos.

Abrió la colección un bañador blanco escotado sobre una camiseta negra de punto y cargada de largas cadenas como collares, combinada con las bailarinas bicolores de la casa, también en blanco y negro. No fue el único diseño que parecía preparado para las tardes de cóctel en torno a la piscina: los tops de los bikinis se repitieron combinados con pantalones cortos tipo culotte, con faldas largas abotonadas o minivestidos translúcidos.

El punto se convirtió en el rey de la colección, en minivestidos estampados con el logo de la firma, chaquetas rectas en un tweed muy fluido, vestiditos y pantalones cortos de lentejuela y amplias americanas a modo de vestido. También sirvió para tejer varios estilismos veraniegos, como un jersey ancho combinado con una minifalda totalmente tejida con dibujos de ochos en los extremos en tonos rosa palo.

BLANCO Y NEGRO


Reinaron el violeta y el rosa chicle, dos de los colores de la próxima temporada, según dicta la pasarela parisina, así como el binomio estrella de la marca: el blanco y el negro. Ellos sirvieron para decorar las prendas más minimalistas, que marcan la silueta con la ayuda de las líneas negras y añaden un punto gráfico, pero también para colorear varios total looks en negro, como monos de pantalón largo y sin manga en piel y vestidos en vinilo con cortes asimétricos en torno a la cintura.

Al final de la pasarela, decorada con una fotografía en blanco y negro y un cartel de Chanel en letras doradas, el dúo holandés Inez y Vinoodh, que ha tomado el testigo de las imágenes oficiales de la maison tras la muerte en 2019 del diseñador Karl Lagerfeld, fotografiaba cada estilismo en un podio reservado para ellos. La sucesora de Lagerfeld al frente de la marca, Virginie Viard, que fue su mano derecha durante casi tres décadas, aportó un tono más fresco a la casa aunque un tanto menos espectacular, sobre todo por sus montajes.

Lagerfeld había dedicado los últimos quince años a recrear escenarios fantásticos, como una Torre Eiffel a escala en el interior del Grand Palais, una nave especial, una playa o una estación de esquí. Finalmente, la elección de Viard pareció una forma de pulsar el botón de reinicio, volviendo a los desfiles de finales de los años 80 y 90, cuando las modelos se permitían el lujo de sonreír e interactuar con los invitados. Una muestra de alegría y naturalidad bastante escasa en esta industria.

noticias de noticiasdenavarra