Mi querida Olivetti

Jack Kerouac, siempre en camino

13.03.2022 | 01:43
Jack Kerouac

El estadounidense Jack Kerouac, nacido en Lowell (Massachusetts) el 12 de marzo de 1922, abandonó, a mediados del siglo pasado, sus estudios universitarios y una vida relativamente cómoda para formar parte de una comunidad nómada y libre: la que siguieron los miembros de la Beat Generation. Enamorado desde su juventud de los pasos seguidos por sus escritores preferidos (entre los cuales sobresalen las figuras de Jack London y Ernest Hemingway), tomaba así el tren de una experiencia que el estadounidense reflejaría en las páginas del mítico libro titulado En el camino.

On the road, de 1957, suele considerarse como el manifiesto del movimiento y es un relato elaborado con enorme solvencia, la misma que mostraría en otros libros igualmente interesantes, como Los vagabundos del Dharma (1958) o Big Sur (1962). El autor, sin embargo, terminaría colgando los hábitos del hombre social que hasta entonces había portado, lo cual daría como resultado un nuevo testimonio mágico: La vanidad de Duluoz.

Beat Generation, Jack Kerouac... Allen Ginsberg: "Kerouac era realmente un genio solitario e innovador que se adentraba por su cuenta en áreas de composición no reconocidas ni cartografiadas, con valentía suficiente para hacerlo solo". Y tales experiencias interesan todavía en nuestros días, cuando se cumplen 125 años del nacimiento, el octavo día de marzo de 1897 en Palafrugell (Girona), de Josep Pla, escritor y periodista habituado a ofrecer y editar sus textos tanto en catalán como en castellano, obras como El cuaderno gris (también El quadern gris), Las alimañas o Viaje en autobús (1942).

Precisamente de este último libro, Cátedra se ocupó a mediados del pasado año, al presentarlo en forma de nueva edición que recupera algunos textos censurados por el régimen franquista; por su parte, Destino ha presentado recientemente La ceniza de la vida (Narraciones 1949-1967); y Destino es el sello que presentaría, en 1942, Humor honesto y y vago, conjunto de reflexiones e ideas del autor que el pasado mes de enero acaba de reeditar otro sello: Austral.

A su vez, en marzo puede recordarse la figura de Pier Paolo Pasolini, escritor y director de cine desaparecido el quinto día de dicho mes de 1922, hace ahora un siglo. El Evangelio según San Mateo (1964), Teorema (1968), El Decamerón (1970) y Saló o los 120 días de Gomorra (1975) son algunos de sus filmes, conjunto de películas realmente originales que a nadie deja indiferente; Chicos del arroyo (1955) y El fascismo de los antifascistas (1962-1975), dos de sus principales libros.

El primero de ellos (en realidad, la primera novela de Pasolini), acaba de ser reeditado por Nórdica como Chavales del arroyo; el segundo fue presentado por Galaxia Gutemberg en noviembre del pasado año.

noticias de noticiasdenavarra