europeo 2020

Demasiada Dinamarca

GRupo I Severa derrota de las 'guerreras', que también se despiden de la lucha por ser quintas

14.12.2020 | 01:40
La navarra Nerea Pena arma su brazo derecho para intentar un lanzamiento a portería. Foto: Efe

Dinamarca34

España24

DINAMARCA Toft; Jensen (5), Tranborg (1), Heindahl (1), Haugsted (3), Jorgensen (4, 1p) y Bidstrup (6, 3p) –siete inicial–; Reinhardt (ps), Pedersen (2), Maibritt Hansen (1), Anne Hansen (3), Lund (3), Andrea Hansen (2), Burgaard (1), Hojlund y Iversen (2).

ESPAÑA Silvia Navarro; Carmen Martín (3, 1p), Mireya González (2), Alicia Fernández (4), Nerea Pena (1p), Jennifer Gutiérrez y Ainhoa Hernández (3) –siete inicial–; Castellanos (ps), Marta López (2), Campos (3), Arderius (1), Lara González (2), Sole López (1), Gassama (1), Almudena Rodríguez (1) y Lysa Tchaptchet.

Marcador cada cinco minutos 3-3, 5-4, 8-5, 12-6, 15-7 y 17-10 (descanso); 19-12, 23-16, 25-17, 27-21, 30-21 y 34-24.

Árbitras Cristina Nastase y Simona Stancu (Rumanía). Excluyeron a Bidstrup, Tranborg (2) y Haugsted, por Dinamarca; y a Lara González (2) y Ainhoa Hernández, por España.

Pabellón Jyske Bank Boxen de Herning (Dinamarca). Sin público.

Madrid – La selección española femenina de balonmano, descartada ya de la lucha por las medallas en el Europeo, se quedó también sin opciones de pelear por la quinta plaza, tras caer por 34-24 ante Dinamarca en un choque en el que las Guerreras se estrellaron con la formidable portera Sandra Toft. Lo atestiguaron las 12 intervenciones con las que cerró la primera parte la guardameta danesa, que por momentos logró superar el 60% de paradas.

Había dudas por saber cuál de las dos caras radicalmente opuestas que ha mostrado el conjunto español a lo largo del campeonato exhibiría ante las danesas. Si el errático equipo que se vio desbordado en la primera parte tanto por la República Checa como por Francia, o el enérgico equipo que logró remontar ante las checas y quedarse a un centímetro del milagro ante las francesas. Una duda que España pareció empeñada en resolver en apenas un par de minutos, con dos inoportunas pérdidas de balón, el auténtico talón de Aquiles de las Guerreras en este Europeo y que permitió a Dinamarca tomar desde el principio la iniciativa en el tanteador (3-1).

Pero si las de Carlos Viver lograron atajar las pérdidas de balón, lo que les permitió dar momentáneamente la vuelta a la contienda (3-4), la selección encontró ayer un problema irresoluble en su falta de definición. Y no fue porque España no lograse generar claras ocasiones de gol, sino porque nunca fue capaz de superar a una inspiradísima Sandra Toft, que se convirtió en una auténtica pesadilla en la primera parte para las jugadoras españolas.

Intimidadas por la guardameta danesa, las Guerreras se vieron forzadas a buscar ángulos cada vez más imposibles en sus lanzamientos, lo que sólo sirvió para engordar las estadísticas de Toft. Un problema que se multiplicó por la facilidad que encontró Dinamarca para convertir cada fallido lanzamiento del equipo español en un fulgurante contraataque.

Carlos Viver se vio obligado a pedir con urgencia un tiempo muerto ante las carencias del repliegue defensivo español. Pero ni aun así reaccionó España, que siguió concediendo una contra tras otra, hasta verse con unos insalvables diez goles de desventaja en el marcador (17-7). Una renta que las Guerreras apenas lograron maquillar al descanso (17-10), lo que condenó al conjunto español a tratar de protagonizar otra remontada imposible en la segunda mitad.

La reacción no tardó en convertirse en una auténtica quimera, pese a que Dinamarca, para alivio de las internacionales españolas, dejó en el banquillo a la infranqueable Sandra Toft. España mejoró, pero no lo suficiente para inquietar realmente al equipo danés, que consciente de que sólo le valía la victoria para seguir con vida en la lucha por el acceso a las semifinales, siempre se mantuvo con una ventaja de seis o siete goles en el marcador. Al final fueron 10 y España se despidió de la lucha por la quinta plaza, aunque le queda la opción de despedirse mañana de la competición con un triunfo ante Montenegro.

lucha por las semifinales

dos duelos directos

Última jornada. El sorteo de ambos grupos ha deparado que en la última jornada de la Fase Principal vaya a haber dos duelos directos por plazas para semifinales. En el Grupo I, será el partido entre Dinamarca y Rusia, y a ésta última le bastaría con el empate para lograr el pase. Y en el Grupo II puede ocurrir algo parecido entre Croacia y Alemania, aunque las germanas aún tienen que superar el duelo de hoy ante Países Bajos. Tanto Francia (Grupo I) como Noruega (Grupo II) tienen encuentros más sencillos para garantizar su presencia en las semifinales.