El bronce de las hermanas Aginagalde

TORNEO / NEREA, DE 16 AÑOS, Y JUNE, DE 13, HAN COMPARTIDO TORNEO Y TAMBIÉN MEDALLA

15.04.2022 | 00:18
Nerea (i) y June Aginagalde Viguria, con sus medallas de bronce

pamplona – Su apellido es más que conocido en el mundo del balonmano. Nerea y June Aginagalde llevan este deporte en el ADN, lo han vivido desde muy pequeñas y han tenido la suerte de contar con los mejores maestros en casa: su padre, Gurutz, presidente ahora del Bidasoa Irun y anteriormente uno de los mejores porteros bajo los palos; y su tío, Julen, pivote en el mismo equipo y con una amplia trayectoria a nivel internacional y con los Hispanos.

Ahora son ellas las que cogen el testigo. Las que van forjando su propio camino en el balonmano y sin duda lo hacen pisando bien fuerte. Las dos hermanas, jugadoras ambas del BM Uharte, han triunfado en esta edición del Campeonato de España de Selecciones Autonómicas (CESA) celebrado en Murcia, colgándose una más que meritoria medalla de bronce con sus respectivos equipos.

Para Nerea, lateral izquierdo de 16 años y juvenil de primer año en el Uharte, no ha sido su primer torneo. En 2019, cuando jugaba en categoría infantil, se colgaba el oro en Valladolid en un año que acabaría siendo de ensueño, ya que con su club, además, se proclamaba campeona de España. Ahora, vistiendo la camiseta de la selección navarra juvenil se ha alzado con el bronce en un CESA en el que ha marcado siete goles, tres de ellos en el definitivo partido de ayer ante Cantabria.

La misma medalla ha obtenido su hermana June, que se estrenaba en una cita de estas características. Primera línea de 13 años, infantil de segundo año aunque jugadora con el cadete de primero en el Uharte, firmó ayer una sobresaliente actuación ante Castilla y León. Los siete goles que marcó le convirtieron en la máxima artillera del encuentro y contribuyeron a que las infantiles consiguiesen el ansiado metal en un campeonato en el que ha anotado un total de 20 dianas.

Nerea y June posaban ayer orgullosas con sus medallas, demostrando que son dignas herederas del apellido Aginagalde, que tienen talento de sobra y que quieren seguir dando guerra en este mundo del balonmano. Además, no fueron las únicas hermanas que pudieron compartir medalla, ya que Erika Goya, con las juveniles, y Jone Goya, con las infantiles se trajeron también para Navarra sendos metales de bronce.

noticias de noticiasdenavarra