De amarillo por las nubes

recorrido el tour homenajeará los cien años de su maillot de líder con una de las ediciones más montañosas de su historia, con seis pasos y tres llegadas por encima de los 2.000 metros

07.02.2020 | 15:10
De amarillo por las nubes

bilbao - El Tour celebrará los 100 años de su maillot amarillo llevándolo más alto que nunca. La edición de 2019 presentada ayer en París aparece como una de las más montañosas de la historia ya que se subirán treinta puertos, seis de ellos por encima de los 2.000 metros, donde acabarán tres de las cinco etapas con final en alto. En cambio, la organización de ASO ha reducido casi a la mínima expresión los kilómetros contra el reloj. Solo habrá 54, repartidos a partes iguales en la segunda etapa por equipos en Bruselas y la decimotercera en solitario en Pau.

A la espera de que la semana que viene se dé a conocer el recorrido del Giro, Geraint Thomas, último ganador de la ronda gala, ya ha dicho que no sabe si defenderá su maillot amarillo o será Chris Froome quien lleve la responsabilidad en el Sky para tratar de lograr su quinto triunfo. "En mi décima participación sería algo muy especial ganarlo", comentó ayer el ciclista británico, insatisfecho por el diseño de la carrera para 2019, pensado, en teoría, para acabar con el férreo control del equipo de Froome. "Pensaba que con la eclosión de Tom Dumoulin pondrían más kilómetros contrarreloj. Yo prefiero carreras más completas que respeten todas las facetas del ciclismo. Este Tour será más duro y más difícil", añadió Froome, que también señaló que "las cinco llegadas en alto dan más oportunidades de arriesgar. Para ganar el Tour hay que ser un buen escalador y en 2019 más que nunca", concedió Christian Proudhomme, el director de la prueba francesa.

La carrera saldrá de Bruselas en un homenaje a Eddy Merckx, el hombre que más veces ha vestido de amarillo en el Tour y de cuyo primer triunfo se cumple medio siglo en 2019. 111 veces se vistió de líder la leyenda belga, presente en el acto de ayer junto a Bernard Hinault y Miguel Indurain, los otros dos ciclistas que han ganado cinco veces la Grande Boucle. A los tres rendirá homenaje el Tour en algún momento de un recorrido que pasará por los Vosgos, el Macizo Central, los Pirineos y los Alpes, por ese orden.

El primer punto culminante será la llegada a La Planche des Belles Filles, a la que se le va a añadir un kilómetro más a su dureza habitual, con rampas por encima del 20%. Después del siempre exigente paso por el Macizo Central, el final en alto del Tourmalet, a 2.115 metros, marcará el paso del pelotón por los Pirineos, donde también se ubicarán la contrarreloj de Pau y la inédita llegada a Prat d'Albis.

Lo más duro del Tour llegará en la última semana con tres etapas alpinas consecutivas. La primera de ellas, entre Embrun y Valloire, tendrá 207 kilómetros y tres ascensiones por encima de los 2.000 metros: el Vars, el Izoard y el Galibier. La llegada a Tignes es menos exigente, pero antes los corredores tendrán que superar el Iseran, el puerto transitable más alto de Europa, con sus 2.770 metros. El trío de los Alpes se cerrará el día anterior a llegar a París con una etapa que tendrá un desnivel acumulado de 4.450 metros y que llegará a Val Thorens después de más de 33 kilómetros de ascenso. "Por encima de los 2.000 metros, te duelen las piernas un montón y te entra una fatiga terrible. Son puertos que no suelen tener muchas rampas, 6 o 9%, más fáciles de pedalear. Pero la altitud mina mucho", recordó Indurain, a quien el Tour honrará en su paso por Macon, allá donde el navarro dio el primer paso hacia su primer Tour.

Salida del Tour

Salida de etapa

Llegada de etapa

Ciudad de descanso

Llegada del Tour

Etapa en línea

Contrarreloj individual

Contrarreloj por equipos

en busca de un sueño

el euskadi-murias solicitará plaza

Sintonía plena. Jon Odriozola, mánager general, y Francis Lafargue, responsable de Relaciones Internacionales, estuvieron en representación del Euskadi-Murias en la presentación del Tour en París. La intención es clara: "Vamos a solicitar participar en el Tour de 2019, sabiendo que es muy difícil. Pero después de una gran temporada queremos dar este paso para que el siguiente sueño de este equipo se cumpla lo antes posible". Odriozola recordó que la sintonía con ASO, la organización de la ronda gala, es "plena, y más tras comprobar que la llama de la afición vasca sigue muy viva tras lo visto en la contrarreloj en Espelette del pasado Tour o en la etapa Getxo-Oiz de la Vuelta". - R. Calvo

Bruselas

El Tour se disputará entre el 6 y el 28 de julio de 2019