“No quiero enredar las cosas ahora”

garitano rompe su silencio y afirma no haber tenido problemas con nadie, aunque preguntado por si le hicieron la cama, dice que “en el fútbol se da esto y cada uno saca sus conclusiones”

08.02.2020 | 19:04
Los operarios colocan ayer nuevos tepes de césped en las bandas del terreno de juego de Anoeta

donostia - Asier Garitano rompió su silencio en una entrevista que concedió a Radio Euskadi el lunes por la noche. El técnico reconoció que seguía apreciando en la Real cosas suyas: "Veo a los jugadores y algunas situaciones están ahí, que es algo que les ayudará, pero cada uno tiene su idea. Los resultados, que es lo más importante del fútbol, les están acompañando, y además están teniendo el acierto para poder ganar los partidos".

La destitución le pilló por sorpresa: "Una parte de todo esto la esperas. Te llevas un disgusto un grande, pero hay que sacar lo positivo de todo. Aprender de esta situación para tratar de ser mejor". El bergararra desmintió que no conectara con la plantilla: "No tuve ningún problema. Es un vestuario muy sencillo". Pero optó por mantener el silencio cuando le preguntaron sobre si le habían hecho la cama: "No. Además, la Real está compitiendo y no merece la pena hablar de eso; en el fútbol se da esto y cada uno saca sus conclusiones. Yo de esto no hablaré nunca en público".

El club le pidió que dejara su sello: "Yo tenía claro que había que cambiar cosas y estábamos en el proceso. En cuatro meses no dio mucho tiempo, pero tuvimos excesivos problemas de gente con lesiones y otras situaciones. En el fútbol lo único que valen son los resultados. Creíamos que había que lograr otros objetivos, pero te das cuenta de que no, pero yo no quiero hablar de esto porque la Real sigue y esto es enredar las cosas y no me gusta. No sé si tuvo poca paciencia, el club decidió eso y yo poco puedo decir".

También negó haber tenido roces en Zubieta: "Conmigo De la Barrera no tuvo problemas. No es sencillo trabajar con gente con la que no has trabajado antes, pero nunca fue un problema. Tampoco los tuve ni con Aperribay ni con Olabe".

Garitano se mostró resignado: "Se dio la oportunidad de entrenar aquí, no sé si única. El fútbol es así. Me llevé un disgusto grande. La gente de Donostia en el día a día siempre se mostró muy cercana. Estuve poco tiempo, y no sé a dónde se podía haber llegado en cuanto a los objetivos que me había marcado; nunca se sabrá. Mirar hacia atrás no me va a hacer mejor. Íbamos hacia un equipo más normal, mejorando situaciones. En esos meses hubo dificultades con problemas de mucha gente, pero pasó así y ya está. No estoy descontento con lo hecho", concluyó. - M.R.