Otro fiasco del PSG en octavos

ACCIÓN DE VAR | un gol de penalti en el minuto 94 da el pase al united

08.02.2020 | 23:13
Los jugadores del United celebran el pase ante la desesperación de sus rivales.

Paris Saint-Germain1

Manchester United3

PARIS SAINT-GERMAIN Buffon; Kehrer (Paredes, m. 70), Thiago Silva, Kimpembe, Bernat; Marquinhos, Verratti; Dani Alves (Cavani, m. 95), Draxler (Meunier, m. 70), Di María; y Mbappé

MANCHESTER UNITED De Gea; Young (Greenwood, m. 87), Lindelof, Smalling, Bailly (Dalot, m. 36), Shaw; Fred, McTominay, Pereira (Chong, m.80); Lukaku y Rashford.

Goles 0-1, m. 2: Lukaku. 1-1, m. 12: Bernat. 1-2, m. 30: Lukaku. 1-3, m. 94: Rashford, de penalti.

Árbitro Damir Skomina (Eslovenia). Amarillas a Di María y Paredes (PSG) y al visitante Shaw.

Estadio Parque de los Príncipes de París. Unos 45.000 espectadores.

París - El Paris Saint-Germain vive atormentado en la Liga de Campeones y ayer firmó un nuevo fracaso en octavos de final contra el Manchester United, que despertó los fantasmas del equipo francés para acceder a los cuartos de final.

El proyecto catarí de las riberas del Sena naufragó en octavos de final, como hace dos cursos ante el Barcelona o como contra el Real Madrid el año pasado. De nuevo lo hizo cuando lo tenía todo de cara, un resultado favorable cosechado en Old Trafford que se convirtió en cenizas cuando en el descuento, ayudado por el VAR, el colegiado señaló un penalti que dejó en tierra al Parque de los Príncipes. Fue el colofón a un partido aciago para el PSG, que antes había regalado dos goles y que sólo un tanto de Bernat, el mismo que les dio el pase a los octavos con sendos tantos ante Nápoles y Liverpool, había dejado con vida hasta el tramo final.

Los franceses habían dominado ante un inerte Manchester, que plagado de bajas se confió a los errores del rival, incapaz de construir juego, pero que vio como su punta Lukaku se marchaba con dos tantos al descanso. Era el prolegómeno de un drama que se consumó en el instante final, cuando ya no había margen de maniobra para corregir la tragedia. Sin el lesionado Neymar, que lo vio en el palco, sin Cavani, renqueante y que sólo salió cuando no había solución, el equipo de las estrellas construido a golpe de talonario por los cataríes dijo adiós a su gran objetivo. Una mano de Kimpembe casi imperceptible, pero que no escapó a la vigilancia del VAR, permitió al exequipo de Mourinho marcar de penalti en el minuto 94 -Rashford no falló- y eliminar al PSG. - Efe