Imanol Arregui entrenador de osasuna magna

“Aunque lo recojo yo, comparto el premio con el equipo, el club y el cuerpo técnico”

Imanol Arregui ha sido elegido Mejor entrenador 2018-19 por la Federación Española. Un presente que quiere compartir con su equipo y celebrar con tres puntos hoy ante el Levante

10.02.2020 | 06:39
Imanol Arregui, al término de un partido.

pamplona - Cumple 19 años al frente del Xota donde ha conquistado ya unos cuantos premios individuales. Agradecido por el último Ramón Cobo, pero sin distraerse de lo que tiene en la cabeza: el partido de esta tarde.

Premio Ramón Cobo de la Federación Española como mejor entrenador 2018-19. ¿Qué significa?

-Cuando son premios individuales en un deporte colectivo, es premio para el equipo, porque es donde se refleja el trabajo, así como para el cuerpo técnico, que me ayuda a ser mejor, y para el club, que es el que nos pone en el escaparate. Lo recojo yo, pero es compartido. Se agradece que valoren tu trabajo y es bonito.

¿Se siente valorado?

-Sí. A veces tienes que salir fuera para darte cuenta de lo que estamos haciendo. Cuando sales a los clínics, la gente valora lo que ha crecido el equipo. Con la vorágine del día a día pierdes la perspectiva de lo que hace el club deportiva e institucionalmente, y viene bien pararse y ver dónde estábamos y dónde estamos. Es triste porque no lo saboreas. Es deporte de elite y el ayer son periódicos en la basura y sólo vale lo que hagas hoy. Vives del presente.

Dos premios de la RFEF, uno de la LNFS, dos de Anefs, otro de los entrenadores navarros, otro del Gobierno de Navarra... ¿Qué piensa cuando ve tantas distinciones?

-Cuánto tiempo ha pasado... Es un orgullo. Desde que el primer año llegué en plan conejo, con la carpetita... El primer año con el respeto al cargo, que era más un marrón que una alegría, y ahora mismo dónde está el equipo, y todo lo que ha hecho y lo que creo que puede hacer. Ahora estás más tranquilo. Trabajas las mismas horas y son más las horas que no se ven que las que se ven. Eso sólo lo sabes tú. Al principio porque tenías cierta inseguridad y querías llevar todo preparado, y ahora porque eres un enfermo de esto.

19 años seguidos en el mismo equipo y con la misma ilusión.

-Sí. Nunca se consigue nada sin ilusión. Si no estás a gusto con lo que haces, se transmite. El día que no tenga ilusión, me tendré que ir.

Ya ha dejado caer que las puertas se pueden abrir en el futuro...

-Sí, son muchos años aquí y han sido muchas oportunidades para salir. Algún año habrá que decir hasta luego. No adiós, porque esta es mi casa y este es mi club. Si alguna vez salgo, será para volver, de entrenador o de lo que sea. Terminaré aquí. Al final somos entrenadores y dependemos de los resultados. Hasta ahora van bien, pero también tienes ese gusanillo de empezar un proyecto de cero. Ya se verá. Para lo único que soy joven es para ser entrenador (se ríe). Ahora mismo estoy a gusto donde estoy y lo que tengo en la cabeza es el partido ante el Levante.

Oportunidad para sumar hoy la cuarta victoria consecutiva.

-Sí. Es un partido complicado ante un rival duro que el año pasado ya jugó Copa y play off. Defensivamente es muy ordenado y en ataque juega con 3-1 y tiene tres pívots muy buenos. Exigente. Queda mucha primera vuelta, pero acabar con 12 puntos a falta de diez jornadas sería importante, sobre todo cuando nos queda un calendario complicado y tres puntos más nos acercan a un objetivo que esta temporada es más difícil. Estamos en buena dinámica. Será importante seguir encajando poco y seguir creciendo.

Va creciendo la clase media.

-Hay equipos que se han reforzado mucho y muy bien y nosotros no. El bloque fuerte lo hemos mantenido gracias al esfuerzo del club, pero tenemos plantilla corta y requiere otros condicionantes a la hora de planificar y entrenar, y tener suerte con las lesiones. Tenemos margen de seguir creciendo como equipo.