BNC roza la perfección

leb plata | los navarros construyeron la victoria desde la defensa

08.02.2020 | 23:45
García evita que el rival tire cómodo.

Basket Navarra77

Real Murcia51

BASKET NAVARRA Marzo (8), Jiménez (3), Yárnoz (2), García (7), Sonseca (21) -quinteto inicial-, Estévez (9), Fuentes (2), Marín (10), Giano (3), Gómez (7), Narros (5), Curcic.

REAL MURCIA González (14), Patrick (8), Hougaard (2), Mehinti (4), De Shawn (6) -quinteto inicial-, Connor (2), Fernández (2), Alcaraz, Coello (1), Mendiola (12).

Parciales 17-12, 24-16, 21-13, 15-10.

Árbitros Lázaro Rodríguez y Carrera Rosdevall. Expulsaron al visitante Mendiola.

Pabellón Arrosadia, ante un millar de personas.

pamplona - Se suele decir que el mejor ataque es una buena defensa y, ayer, Basket Navarra demostró que el dicho no está del todo equivocado. El conjunto navarro pasó por encima de un Real Murcia que no tuvo opciones de ganar en ningún momento del partido. Los de Xabi Jiménez presentaron su candidatura al ascenso al mostrar de lo que son capaces y ganar a un rival de la parte alta de la clasificación.

Desde atrás, con la intensidad defensiva necesaria, los rojillos fueron alejándose de su adversario en el marcador hasta lograr una holgada victoria. Más que por el hecho de superar a un "coco" de la categoría, Basket Navarra demostró que peleará por el ascenso por la manera en la que lo hizo.

El técnico navarro rotó con más frecuencia a sus jugadores durante la primera mitad y esto permitió que su equipo no bajara la intensidad en ningún momento. Ayer fue uno de esos días en los que toda la plantilla mostró su mejor versión y todos estuvieron enchufados, aportando al grupo, cada uno en su aspecto.

El público, como viene siendo habitual, empujó a los suyos e hizo de Arrosadia una auténtica pesadilla para el conjunto visitante. La comunión entre el equipo y la grada se ha convertido en algo vital para sacar los partidos adelante.

Los de Xabi Jiménez no dieron un balón por perdido, movieron la pelota a las mil maravillas y controlaron los tiempos del partido a la perfección. Durante los tres primeros cuartos solo hubo un equipo en la cancha y fue el liderado por Sonseca, que logró 35 de valoración.

Si no era el pívot madrileño, era Estévez. Si no anotaba Narros, lo hacía Marín. Si no robaba Jiménez, Yárnoz era el encargado. Todos participaron y entre todos sumaron 102 puntos de valoración para darle una victoria importantísima al equipo.

Basket Navarra ganó los cuatro periodos del encuentro y demostró que, aunque no se había enfrentado al Real Murcia esta temporada, lo conocía y sabía cómo encarar el partido.

Ayer, los navarros supieron cerrar el encuentro tras el descanso, una de las asignaturas pendientes del equipo dirigido por Jiménez. En anteriores partidos, les había costado demasiado amarrar la victoria, a pesar de lograr escaparse en el marcador. Pero ayer no cedieron y no dieron el choque por ganado en ningún momento.

Hasta que sonó la bocina que indicaba el final del encuentro, los rojillos no dejaron de querer más. Se fueron con 13 puntos de ventaja al descanso y, en la reanudación, establecieron un margen de ocho puntos más para dar por finalizado el partido.

Queda mucho hasta el final de la temporada (nueve jornadas para terminar la fase de ascenso), pero al nivel que mostró ayer Basket Navarra, va a ser difícil que el resto de equipos se lleven algo de Pamplona.