Adur Etxezarreta, esquiador navarro olímpico: "El gran cambio que he dado este año ha sido a nivel mental"

Tras ser el primer español en hacer podio en Copa de Europa, el esquiador de Areso se hizo con una plaza en las pruebas de descenso y supergigante para los Juegos Olímpicos de Invierno en Pekín que empiezan este viernes

03.02.2022 | 18:44
Adur Etxezarreta deslizándose durante una competición.

El mes de enero de 2022 va a ser imposible de olvidar para el esquiador Adur Etxezarreta (Areso, 27/1/1996). El día 14 hizo historia al ser el primer español en alcanzar el podio en una Copa de Europa. Fue segundo en la disciplina de descenso que se celebró en Tarvisio (Italia). Un éxito que corroboró su gran estado de forma y le catapultó una semana más tarde para ser uno de los dos elegidos para competir en los Juegos Olímpicos de Invierno en Pekín a partir de este viernes. 

"Es una consecuencia de que estoy haciendo bien las cosas y una satisfacción enorme" para aquel joven que con 14 años se marchó al Centro de Tecnificación de Sierra Nevada para probar su sueño del esquí: "Han sido años duros, pero si echo la vista atrás me siento orgulloso".

Etxezarreta cuenta que el decisivo paso adelante que ha dado en su carrera este año no tiene que ver con cuestiones técnicas o tácticas, sino a nivel mental: "El año pasado fue duro para mí con todas las restricciones. He estado trabajando con un psicólogo para intentar mejorar las lagunas y los fallos que tuve. Ese es el gran cambio que he dado".

El esquiador navarro participará el domingo 6 en la modalidad de descenso y el martes 8 en supergigante en las pistas de Yanqing. Buscará "seguir con el nivel de las últimas carreras" porque vaticinar un resultado "es muy difícil porque dependerá mucho de la pista y los rivales".

¿Cuando se enteró de que iba a los Juegos Olímpicos de Invierno?
Fue una semana después del podio en la Copa de Europa. Me llamó el presidente y me dijo que una de las dos plazas era para mí. Fue una satisfacción enorme.

¿Qué es lo primero que hizo?
Después del podio en Tarvisio sabía que podía ser uno de los candidatos. Me dijeron que uno de ellos iba a ser yo. Empecé a llamar a la familia y contarles que iba a ir a Pekín.

¿Cómo de lejos veía los Juegos Olímpicos? No entraba en las quinielas iniciales.
A principio de año sabía que lo tenía difícil. Una de las plazas era clarísima para Quim (Salarich) por los resultados históricos que estaba haciendo. Después estaban Albert Ortega y Juan Del Campo que habían hecho resultados muy buenos. Yo lo tenía que hacer muy bien. Por suerte enero ha sido un muy buen mes.

Para Areso, su pueblo, en el que viven 280 personas, será un orgullo tener un vecino olímpico.
El deporte que yo practico no es muy habitual y menos en Areso. Para todos ha sido una muy buena noticia.

A nivel de objetivos que se plantea en Pekín, ha comentado en una entrevista reciente en Onda Cero que es difícil plantearse un resultado. Va con ganas de hacerlo lo mejor posible y disfrutar de unos Juegos Olímpicos.
No sé qué pista ni qué condiciones me voy a encontrar. Yo lo que tengo que intentar es seguir con el nivel de las últimas carreras. El resultado es difícil porque dependerá de los rivales, la pista. No es un deporte como el atletismo en el que tienes una marca fija y sabes que vas a rendir por ahí. El esquí alpino es un deporte muy abierto. No quiero pensar mucho en el resultado.

"Lo que tengo que intentar es seguir con el nivel de las últimas carreras, no quiero pensar mucho en el resultado"


También ha señalado que se le dan mejor las pistas rápidas.
Para mis características me gustaría que fuera una pista bien trazada, sea rápida, velocidades altas y que tenga zonas de deslizamiento porque es ahí donde más destaco. Veremos qué nos encontramos.

¿Cuáles son esas características que le definen?
Soy un esquiador que en las zonas de deslizamiento estoy entre los mejores del mundo. Las partes técnicas son las que más me cuestan.

Compite en descenso (domingo 6) y supergigante (martes 8). ¿Cuáles son las características de las pruebas?
Lo que más varía es la distancia entre una puerta y otra. Descenso es la disciplina más rápida y donde más distancia hay entre una curva y otra. La curva es más larga y rápida. El supergigante está en medio entre la prueba de descenso y gigante, que es más técnica.

¿En cuál se ve mejor ahora mismo?
Sin duda, donde más en forma me encuentro es en descenso. En supergigante entrenando soy capaz de hacer muy buenas cosas. Este año he corrido menos en supergigante y vengo menos rodado. Me debería costar un poco más, pero creo que puedo hacer buen papel tanto en descenso como en supergigante.

Este enero han ido las cosas muy rápido. Fue segundo en Tarvisio siendo el primer español que hace podio en Copa de Europa y convocatoria en los Juegos Olímpico. ¿Cómo lo está gestionando?
Me lo estoy tomando con mucha calma, intentando hacer siempre lo mejor posible. Es verdad que este mes justo me están saliendo muy bien las cosas con el segundo puesto en Tarvisio. Después en Saalbach también fue bastante bien (quedó séptimo). Ahora mismo estoy en forma. Ya tendré tiempo de pensar cuando acabe el año de lo que he hecho y no. Sobre todo quiero tomarme las cosas con calma y hacer todo lo mejor posible.

Esta temporada ha decidido apostar por la Copa de Europa ante la Copa del Mundo y de momento ha dado resultados.
Desde el año pasado ya estábamos intentando hacer los dos circuitos. Cuando hay Copa del Mundo que no coincide con la Copa de Europa, vamos ahí. Cuando coinciden estamos tirando para la Copa de Europa. Está siendo un año parecido al anterior. Por ejemplo, a principio de año estuvimos dudando entre ir a la Copa del Mundo de Wengen o a la Copa de Europa de Tarvisio y la verdad que ha ido bien.

"Ir al psicólogo es algo que debería normalizarse, para la vida y el deporte la mente es lo que hace la diferencia"


¿Qué hubiese pensado hace un año si le dicen que iba a ir a los JJ.OO.?
Hubiese pensado que las cosas van según lo planeado. No sabía si iba a estar en los Juegos, pero en cuanto a la Copa de Europa los resultados que estaba haciendo el año pasado sabía que podía estar peleando por algún podio. Y al final lo he conseguido. Ir a los Juegos Olímpicos es una consecuencia de que estoy haciendo bien las cosas. Seguramente me habría extrañado, pero podía pasar.

En una entrevista en febrero de 2021 en DIARIO DE NOTICIAS dijo que su objetivo era "entrar en el top 30 de las Copas de Europa regularmente" y "empezar a ser competitivo en las pruebas de Copa del Mundo". El primer objetivo ya lo ha cumplido y con creces.
En la Copa de Europa he acabado todas las carreras entre los diez primeros y voy sexto en la general. Con eso estamos muy contentos. En las tres Copas del Mundo que he hecho este año he tenido más errores de la cuenta en carrera, pero entrenando he demostrado cosas muy buenas. Siempre puede ir mejor, pero está siendo un año bueno.

¿En qué cree que ha mejorado de un año a otro para haber sido seleccionado para Pekín?
El año pasado, esquiando a principio de temporada estaba fuerte, pero mentalmente fue duro para mí con todas las restricciones y volver a casa mucho menos. Creo que he cambiado mucho mentalmente y he trabajado desde el año pasado con un psicólogo, Javier Domínguez. Con la experiencia que tuvimos el año pasado, hemos intentado mejorar las lagunas y los fallos que tuve. Ese es el gran cambio que he dado. A nivel de esquí he avanzado táctica y técnicamente. El esquí es un deporte muy mental y ahí he dado el gran cambio.

¿Diría que la ayuda de un psicólogo ha sido decisiva en su carrera?
Sí. Creo que trabajar con un psicólogo es una cosa que debería normalizarse. Cuando explicas que vas al psicólogo lo primero que te pregunta la gente es: "¿Están bien? ¿Te pasa algo?" Para la vida y el deporte, la mente es lo que hace la diferencia. El año pasado por las circunstancias y cómo fueron las cosas, seguramente no rendí bien por el aspecto mental. Este año hemos intentado trabajar mucho sobre esto.

Con 14 años se fue a Sierra Nevada para seguir su progresión. Ahora que va a los Juegos Olímpicos sentirá que todo ese esfuerzo ha tenido una gran recompensa.
En ese momento, cuando me fui, sentía que tenía que probar en el esquí. La única manera era tomármelo en serio y entré en el Centro de Tecnificación de Sierra Nevada. Han pasado muchos años y han sido años duros, pero poco a poco estoy recibiendo recompensa de resultados como poder ir a los Juegos Olímpicos. Es parte del camino y espero que todavía haya más ocasiones así. Si echo la vista atrás me siento orgulloso.

noticias de noticiasdenavarra