En busca de otro gran reto

Joanes Bakaikoa comienza una nueva etapa en su carrera profesional el sábado en Ezcaray. Después de ser subcampeón en Segunda en 2017 y campeón en 2018, el navarro quiere dar guerra en el Manomanista de Primera

09.02.2020 | 05:11
Joanes Bakaikoa

Joanes Bakaikoa comienza una nueva etapa en su carrera profesional el sábado en Ezcaray. Después de ser subcampeón en Segunda en 2017 y campeón en 2018, el navarro quiere guerra en el Manomanista de Primera

Joanes Bakaikoa (Etxarri-Aranatz, 1997) debutó en la pelota a mano profesional de la mano de Asegarce -ahora Baiko Pilota- sin red de seguridad. La promotora afincada en Bilbao optó por que se estrenara directamente en el Campeonato de Parejas de Segunda en 2017 y arrancó su camino en enero de ese curso en el Labrit de Pamplona sin la posibilidad de tener un debut tranquilo, yermo de presión. Entró directamente en harina. Aterrizaje forzoso. Las necesidades en la delantera de la promotora de Bilbao provocó que el puntillero de Sakana se fajara sin boquetes competitivos. Directo al torneo. Directo a la pelea. Sin anestesia.

Si bien las cosas no terminaron de funcionar en el descorche del torneo de binomios, en el que arrancó con Ladis Galarza, pero las lesiones provocaron que tuviera que mezclar con Ibai Zabala y Alexis Apraiz, Bakaikoa asomó sólido después de los palos del comienzo y le faltó tiempo para entrar en las semifinales. Aun así, el rodaje le sirvió para encarar su primer Manomanista de Segunda, sin respiro, en el que llegó a la final y sumió en un mar de dudas a Axier Arteaga en un encuentro muy duro (22-18). Joanes no encontró premio a su despliegue a contrapelo, a corazón descubierto. Pelotari hasta el tuétano. Un curso después, Bakaikoa encontró El Dorado ante Jon Erasun (22-17). Llegaron a los 398 pelotazos en un partido en el que hubo nueve saques en total y una falta. Acabaron consumidos. Joanes se ganó el derecho a jugar en Primera. ¡Premio! Unos meses más tarde, el etxarriarra se confirmó en el Cuatro y Medio como el mejor duelista de la categoría. Ganó a Jon Ander Peña en un dechado competitivo.

Ezcaray contemplará el sábado el aterrizaje de Joanes en el Manomanista de Primera. "Estoy con mucha ilusión. Al final, todos queremos jugar aquí. Estoy contento por ello", define el navarro, quien es consciente de que su adversario, el experimentado Víctor Esteban, que además juega en casa, es un rival "difícil". "Es duro. Sé que tengo un partido muy complicado, pero trataré de dar lo mejor de mí", confirma. Para el etxarriarra lo ideal es que se encuentra "físicamente bien". "Últimamente sí que he tenido algún que otro percance con las manos, pero llegaré en condiciones óptimas", desbroza. "He hecho algún entrenamiento que otro y las sensaciones han sido bastante buenas. Quizás no he hecho la cantidad de ensayos que yo hubiera querido, pero han sido buenos", analiza.

Caracterizado por una gran defensa y su gran capacidad de supervivencia, Joanes está trabajando a diario para estimular su agresividad. "Tengo que seguir en mi línea y rematar más", recita Bakaikoa, quien cree que "poco a poco voy evolucionando en esos aspectos, pero me queda por entrenar bastante para mejorar". "Estoy muy contento por estar por primera vez en el Manomanista de Primera. Es a lo que aspiramos todos los pelotaris. Quiero dar mi nivel", explica. En caso de ganar, Iker Irribarria, campeón en 2016, le espera. "Tener a Iker en la siguiente fase me da tranquilidad. Saber que puedo jugar contra él me quita presión. Sería algo muy grande", concluye Bakaikoa.

La actualidad

Críticas en Ezcaray y Labastida

Elecciones de material. Ezcaray, Labastida y Logroño acogieron ayer las primeras elecciones de material de las eliminatorias de dieciseisavos de final del Manomanista de Primera. En el primer escenario, Víctor fue crítico con los lotes dispuestos en la liturgia con Bakaikoa. "El frontón parece rápido, pero ha perdido brillo y quizás ha habido algo de miedo a sacar más pelota", desgranó el delantero local. Por otro lado, en Labastida, Axier Arteaga destacó que una de las pelotas de Iñaki Artola es "demasiado viva". Asier Agirre y Peio Etxeberria, por su parte, seleccionaron cueros en el Adarraga a primera hora de la tarde.