Francia registra una subida récord del paro en marzo, un 7,1% más

Sitúa el número de inscritos en las listas del desempleo en las 3.732.500 personas, 246.100 más en un solo mes

28.04.2020 | 00:54

parís – Francia registró un incremento récord del paro en marzo pasado, un 7,1% con respecto al mes anterior, lo que sitúa el número de inscritos en las listas del desempleo en las 3.732.500 personas, indicó ayer el Ministerio de Trabajo.

En un mes, las oficinas de desempleo del país registraron a 246.100 trabajadores más sin ninguna actividad, lo que supone "la mayor subida registrada desde el inicio de la serie en 1996", indicó el departamento de Trabajo en un comunicado.

Los datos de marzo, marcados por el confinamiento obligatorio desde el día 17 de la población por la pandemia de COVID-19, atenuaron la buena dinámica iniciada desde primeros de año y dejaron la subida trimestral del desempleo en el 0,8%, con 28.000 nuevos demandantes.

Se trata de la primera subida trimestral del paro en Francia desde el tercer trimestre de 2018, ya que el año pasado el número de inscritos en las listas del paro había bajado un 3,3 %.

Si se suman todas las categorías de parados, incluyendo los que tuvieron alguna actividad, el incremento en marzo fue de 177.500 personas, un 3,1% más, lo que supone la segunda mayor subida mensual, tras la registrada en abril de 2009.

El Ministerio indicó que durante ese mes muchos contratos temporales o de obra no fueron renovados a causa del confinamiento y se frenaron las contrataciones de corta duración.

En los datos trimestrales, si se suman los trabajadores que efectuaron algún tipo de actividad, el número de inscritos en las oficinas de desempleo fue, de media, de 5.450.300.

El número de parados sin ninguna actividad subió en 28.000 en el trimestre, pero siguió siendo un 1,9% inferior al registrado de media en el primer trimestre del año pasado.

En Francia, se rozan los 125.000 contagiados por la COVID-19 los 23.000 fallecidos, más de 10 millones de trabajadores se han acogido a los dispositivos de paro parcial (ERTE) del Gobierno, lo que supone en torno a la mitad de la masa salarial del país. Eso ha mitigado las inscripciones en las oficinas de desempleo.