El Gobierno regulará los derechos de los ‘riders’

La legislación se ampliará a los contratos de trabajadores en cualquier plataforma digital

22.10.2020 | 00:43

pamplona – El Gobierno y los agentes sociales acordaron ayer negociar la futura ley de los riders, los falsos autónomos de empresas como Glovo que actúan de repartidores, generalmente en bicicleta.La intención es ampliar el marco de actuación, que no solo afectará a los trabajadores de plataformas de envío de comida a domicilio, sino que se ampliará al empleo en todas las plataformas digitales.

En la primera reunión de esta mesa de diálogo social, el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, escuchó los planteamientos que sobre esta futura regulación tienen los representantes de los sindicatos CCOO y UGT y de las patronales CEOE y Cepyme. Desde el Ministerio de Trabajo explicaron que el objetivo del Gobierno en en la reunión de ayer era escuchar las alternativas regulatorias de los agentes sociales para abordar la situación de los falsos autónomos en el entorno digital. El próximo miércoles se volverán a sentar en una mesa de diálogo para plantear medidas.

relación laboral Los sindicatos UGT y CCOO especificaron que la finalidad de sus reclamaciones es impedir la utilización de la tecnología para el ocultamiento de relaciones laborales". En esta línea, el Gobierno manifestó su intención de legislar para dar cumplimiento a la sentencia del Tribunal Supremo que reconoció que la relación entre un repartidor y la empresa Glovo tenía naturaleza laboral.

Para el Supremo, Glovo no es una mera intermediaria en la contratación de servicios entre comercios y repartidores, sino una empresa que presta servicios de recadería y mensajería fijando las condiciones esenciales para la prestación de dicho servicio.

La propuesta que maneja el Ejecutivo contempla que la cobertura y protección de las personas trabajadoras por cuenta ajena a través de estos modelos de negocio es "capital", ya que conlleva la aplicación de regímenes jurídicos distintos con distintas condiciones. Por eso, deben cobrar el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), no sobrepasar los tiempos de trabajo máximo, cumplir los periodos mínimos de descanso o tener los derechos asociados a la extinción del contrato de trabajo.