La celulosa como material aislante puede ahorrar hasta un 54% en climatización

AISLANAT EMPLEA PAPEL DE PERIÓDICO RECICLADO EN EL PROCESO DE FABRICACIÓN

12.04.2021 | 00:24
Instalaciones de la empresa en el polígono Morea Norte en Beriáin. cedida

Las emisiones de CO2 son una de las mayores preocupaciones para los gobiernos de los países europeos hoy día. La construcción de viviendas y el consumo energético de éstas son responsables de más del 40% de dichas emisiones

Ante esta situación, es necesario buscar opciones ecológicas y eficientes en el sector de la construcción porque ha llegado el momento en el que las viviendas ya no solo tienen que ser eficientes durante su ciclo de vida sino también en su reciclado al final de éste. Aislantes Aislanat, empresa navarra con más de 20 años de trayectoria, ofrece una de estas alternativas, concretamente en el sector de los aislamientos. Se trata de un aislante ecológico de celulosa realizado a partir de papel de periódico reciclado procedente de Navarra. La celulosa Aislanat es un producto kilómetro cero. Este hecho incide en los costes, permitiendo ofrecer un producto de altas prestaciones con una huella de carbono mucho más reducida y a un precio más competitivo.

Aislando una vivienda con celulosa se puede ahorrar hasta un 54% en climatización: calefacción y aire acondicionado. La clave de este ahorro está en que el aislante de celulosa permite mantener la temperatura de una vivienda entre diez y doce horas, un tiempo muy superior al que logran otros materiales.

La celulosa es actualmente el aislante más eficiente del mercado por varias razones: consigue mantener la temperatura más tiempo sin necesidad de volver a encender la calefacción o el aire acondicionado; es totalmente ecológico tanto en su proceso de fabricación como en su puesta en obra; es el único aislamiento que combina la protección térmica, acústica, control de condensación y protección al fuego en una sola aplicación y con un solo material; es un material transpirable que regula la humedad mejorando la sensación de confort dentro de la vivienda.

El proceso de fabricación del aislante de celulosa consiste en desfibrar el papel de periódico reciclado, aplicarle un tratamiento contra el fuego y posteriormente ensacarlo. Esto se realiza en las instalaciones de más de 2.500 m?2; que Aislanat acaba de adquirir en Beriáin, frente a la balsa de la Morea. Sus oficinas, diseñadas bajo el estándar Passivhaus, incluyen despachos de administración, laboratorio, sala de reuniones y aula de formación.

Aislar una vivienda habitada con celulosa es muy sencillo. Tras la visita (gratuita y sin compromiso) de un técnico de Aislanat se determina el sistema de aislamiento más adecuado: insuflado, proyectado en seco o proyectado en húmedo. El más habitual en paredes es el insuflado: se hacen unos pequeños agujeros en la pared y se insufla el aislante hasta rellenar la superficie; después, se vuelven a tapar los agujeros. En bajo cubiertas se utiliza el proyectado en seco.

"Es un orgullo para nuestra compañía ser un referente en los aislamientos naturales y de altas prestaciones. Somos un claro ejemplo de economía verde y circular"

IÑIGO PUNCEL

Fundador CEO



"Nuestro proceso de fabricación es el que presenta un menor consumo energético y la producción está ligada a la gestión responsable"

Julen Puncel

Fundador, director de Producción y Operaciones

"Es imprescindible que las autoridades consideren el aislamiento individual de pisos mediante insuflado como un gasto subvencionable, al igual que en otros países como Francia"

ÁNGEL ARANDIGOYEN

Director de Desarrollo de Negocio


noticias de noticiasdenavarra