Por supuesto que hay líneas rojas

Lo tienen fácil en Vox para dejar de ofenderse y de ofender: solo tienen que dejar de hacer cosas de nazis

11.02.2022 | 08:46
El diputado de Vox, Antonio Gallego, interviene en un pleno en el Parlament.

No seáis nazis

La excusa que puso Antonio Gallego por haber llamado "hijo de puta" (repito: hijo de puta) al president Aragonés en sede parlamentaria (repito: al president Aragonés en sede parlamentaria) es que éste les compara con los nazis cuando se refiere a ellos. Lo tiene fácil Gallego para dejar de ofenderse y de ofender: solo tiene que dejar de hacer cosas de nazis y de militar en un partido de extrema derecha que solo hace un par de semanas ha recibido en Madrid a los políticos más xenófobos y retrógrados de Europa. No obstante, insisto en lo de siempre: lo mejor que nos puede pasar es que los de Vox muestren lo que son.

Fue injustificable

El acoso que recibieron Pablo Iglesias, Irene Montero y sus hijos en su propia casa, alentado por políticos, periodistas, tertulianos, tuiteros, líderes locales y otros gilipollas, fue y es absolutamente injustificable. Y quien quiera hablar de los escraches que los partidos de izquierda han promovido, bienvenido, ya lo abordaremos más tarde. Pero ahora toca hablar de un acoso sin precedentes y sin sentido. Y todas y todos los que participaron, por acción directa o indirecta, son igual de culpables y deberían de ser igualmente juzgadas y juzgados. ¡Por supuesto que hay líneas rojas! Y tenemos que señalarlas.

Tápate, José Luis

El PP ha entrado en una espiral muy peligrosa y el domingo puede llevarse un buen susto, incluso mayor que la decepción que ha sufrido esta semana arrancando a sus alcaldes una jornada de trabajo para llevárselos a Bruselas comandados por José Luis Martínez-Almeida, regidor de Madrid y portavoz nacional del PP, para quejarse del reparto de la inyección económica europea que hace el gobierno español. Pues bien, como tuiteaba Josué Coello, "En todas las convocatorias ya resueltas a las que ha optado la capital, el Ayuntamiento se ha llevado el 100% de las subvenciones solicitadas".



Sí, la gente se muere por coronavirus

Desde ayer estamos un poco mejor: ya no es necesaria la mascarilla en exteriores. Pues vale. Yo estoy mejor porque así me cabreó menos por ese diez por cierto de "listas" y "listos" que nos miraban a quienes cumplíamos como si estuvieran más enterados que nosotros. A la gente le da igual que otros se mueran, es evidente, y prefiere tomarse un marianito en una terraza que darse cuenta de lo que suponen las cifras de personas fallecidas. En España, por ejemplo, "solo en los primeros nueve días de mes se han registrado más de 1.600 decesos y desde el inicio de la sexta ola un total de 7.366 muertos" (República.com).

Nos lo creemos

Escribo estas líneas horas antes de ir a San Mamés convencido de que, pase lo que pase, estaré muy orgulloso de mi equipo y seguiré creyendo que la mejor manera de enfrentarse al monstruo del fútbol global es con nuestro modelo. Por eso también aplaudo a las y los 20.115 deportivistas que se sentaron en las gradas de Riazor para ver un partido de sus juveniles contra los del Dinamo de Kiev. El Depor está esta temporada en la Primera RFEF (antigua Segunda B), por cierto, y este no es un dato menor: lo que vimos el miércoles es creer en lo que uno es y sentirlo. Lo demás es business y subirse al caballo vencedor.


noticias de noticiasdenavarra