Mala atención en el Departamento de Educación

08.02.2020 | 15:03

Escribo esta carta como último recurso dada la indiferencia del Departamento de Educación ante mis reivindicaciones. El pasado junio me presenté a las oposiciones para profesor de Tecnología obteniendo un muy buen resultado, pero al no haber trabajado nunca como profesor, no pude sumar más puntos y en la fase de concurso me quedé sin plaza, aunque muy bien posicionado en la lista de aprobados sin plaza.

Actualmente en Educación existen numerosas sustituciones por permisos voluntarios de seis meses. Todas estas sustituciones tienen dos periodos: desde el 1 de septiembre hasta el 31 de enero y desde el 1 de febrero al 30 de junio. Yo escogí en septiembre una de estas sustituciones del primer semestre, pensando en que llegado el momento, al estar tan bien posicionado en listas, podría optar a otra sustitución de segundo semestre sin problemas. Mi sorpresa vino al conocer que Educación tenía la intención de asignar a mediados de enero las sustituciones que comienzan el 1 de febrero solamente entre aquellos que no se encuentran trabajando en ese momento, sin tener en cuenta a los que el 31 de enero se nos acaba el contrato por el simple hecho de que el programador del nuevo programa informático (ATP) no ha tenido en cuenta posibles casuísticas y el programa no permite dar de alta a nadie hasta finalizar su fecha de contrato.

En los últimos meses he estado intentado que Educación me deje participar en la asignación de plazas sin obtener respuesta. Desde el sindicato me recomendaron que hiciese un recurso al Defensor del Pueblo. La semana pasada me contestó dándome la razón y mandó una carta a Educación comentándoles que el nuevo programa informático de asignación de plazas debe poder tener excepciones para casos como el mío.

Volví a Educación con la carta en la mano, esperando poder hablar con alguien de mi situación. Lo único que se me comunicó es que la carta del Defensor del Pueblo no es vinculante y que si quería me podía sentar a esperar porque todavía no habían llegado ninguno de los responsables. Finalmente me tuve que ir a trabajar.

Esta semana se asignarán las plazas y todo indica que, gracias a la falta de interés por hacer bien las cosas en la Administración, me voy a quedar sin poder optar a las plazas que comienzan el día 1, a pesar de que mi contrato finaliza el 31.