A la señora Esporrín

09.02.2020 | 12:04

Parece que en campaña todo vale, y no decir la verdad también, en ocasiones también. Hace unos días cogí un panfleto en mi buzón, en el que sale la señora candidata para Pamplona Maite Esporrín, dirigido a San Jorge, Buztintxuri y Santa Engracia, y entre otras muchas cosas dice: "Garantizar el uso abierto e inclusivo de los CCIS". Lo primero que denota es una gran ignorancia a este respecto, o muy mala fe.

San Jorge fue el barrio donde primero se firmó un convenio de cesión de estos centros a los colectivos del barrio, y de esto hace ya muchísimos años, pues fue siendo Miguel Izu concejal de Servicios Sociales. En todo ese camino hemos crecido el número de colectivos y las necesidades como barrio en cuanto a espacios para desarrollar actividades comunitarias con unos mínimos. En estos últimos 8 años+- estamos trabajando en un nuevo espacio más amplio, aunque con deficiencias importantes a la espera de resolución. Este espacio lo utilizan grupos muy diversos, tanto en edades como en tipología. Se realizan clases de salsa, yoga, pilates o sevillanas, ludotecas o actividades infantiles y juveniles muy diversas, campamentos de verano o reuniones de la asociación vecinal, club de montaña u otros. El único requisito es no tener ánimo de lucro y cumplir con el convenio de cesión que regula el uso de estos espacios. Desde distintas áreas del Consistorio, y desde hace ya muchos años, nos ponen como ejemplo en la gestión de este modelo de espacios, y han mandado a colectivos y personas para que vean él funcionamiento.

Hacer ese tipo de declaraciones es cuando menos insultante, pues si algo es abierto como se puede demostrar es este espacio, y lo de inclusivo, en fin, por educación no digo lo que merece la señora candidata. Le pediría que dejase de insultarnos a tanta gente que trabajamos desde el voluntariado por nuestro barrio desde hace muchísimos años, y que de forma altruista dedicamos un montón de horas para mejorar la socialización de vecinos buscando espacios de encuentro y de ocio.

Soy, desde hace más de 33 años, voluntario en el barrio, sobre todo en actividades infantojuveniles, por lo que sé muy bien de qué hablo, y me refiero a hechos objetivos fácilmente verificables. Le invito a quien quiera verlo in situ. Tendré el gusto de enseñarle las instalaciones y el modelo de gestión, como a tantas personas se lo hemos presentado ya. Un poco de respeto no estaría de más, incluso en campaña.