la carta del día

Final de curso en la ESO

10.02.2020 | 07:36

Somos padres y pertenecemos a la Apyma del IES Iñaki Ochoa de Olza. Nuestra carta quiere dejar constancia de la situación, negativa para sus intereses escolares, que sufren nuestros hijos cada final de curso y la pérdida de capacidad lectiva que incide en el desarrollo de su curso escolar.

Desde que se aprobó el cambio de los exámenes de septiembre a junio, cada mes de mayo los alumnos se ven sometidos a una intensa carga escolar de exámenes, entrega de trabajos, etcétera, que incrementa el ritmo y procura un estrés nada favorecedor en su aprendizaje.

Alumnado de entre 12 y 16 años se ve sometido a una vorágine de entregas y de exámenes (los de la 3ª evaluación, los de la recuperación de la 3ª evaluación y las recuperaciones de las recuperaciones en la primera semana de junio), que ocasiona una sobrecarga difícil de sobrellevar para toda la comunidad escolar, y que afecta gravemente a la convivencia en los centros que cumplen escrupulosamente con las instrucciones de principio de curso indicadas desde Inspección Educativa.

Llegado ese momento, en el aula y en los centros se crea una compleja situación: deben convivir el alumnado que aprueba en mayo (al que una vez aprobadas las materias, se les ofrecen alternativas nada motivantes para lo que queda de curso), con los alumnos que deben seguir estudiando para sacar adelante las recuperaciones (que deben seguir estudiando rodeados de compañeros que están aburridos e interrumpen su estudio).

Todo ello además afectado por el factor tiempo: con sólo dos semanas deben preparar los exámenes extraordinarios de junio (antes septiembre) y hacerlo con un mínimo de garantía. Esta situación entendemos que, en la mayoría de los casos, les aboca a la repetición de curso o a pasar al siguiente con asignaturas pendientes.

Nos consta que la mayoría de los docentes, en su buen hacer diario, intentan abordar ambas situaciones, aunque por desgracia con poco éxito ya que no disponen de medios materiales ni humanos para poder abarcar las diferentes situaciones académicas.

Resumiendo, nuestro alumnado pierde un mes entero de horas lectivas (clases impartidas en cada asignatura), y es un último mes en el que se genera un caos organizativo en los institutos.

Pedimos a los responsables de Educación que se replanteen esta situación, volviendo a los exámenes de septiembre, y si eso no puede ser así, que estudien la opción de reforzar con más profesores generando la posibilidad de atender las diferentes situaciones.

Debemos garantizar la atención de nuestros hijos en sus jornadas lectivas y evitar el caos que se lleva produciendo desde hace varios años en el mes de junio.

Exigimos a la Administración que tome medidas al respecto y ponga soluciones a esta situación a la mayor brevedad posible.

La autora es integrante de la Apyma del IES Iñaki de Olza