la carta del día

Señora Chivite, confíneme en un teatro

21.10.2020 | 00:56

Señora Chivite: el lunes 19 de octubre, avalada por cifras incontestables de contagios, decidió usted aplicar medidas todavía más restrictivas que las anunciadas el pasado 12 de octubre y que suponen, en la práctica, la eliminación de toda actividad cultural en Navarra. Lo triste de su iniciativa es que no utilice todos los datos disponibles a la hora de decretar medidas. Es lamentable que no haya leído los expuestos en el artículo Casi un tercio de los brotes se detectan en el ámbito social, publicado el sábado 17 en El País. El artículo señala, con cifras oficiales, que de los 8.488 brotes anotados desde marzo en España (con 80.924 infectados), solamente uno se ha producido en una actividad cultural. Uno. Dicho en plata, si quiere evitar la movilidad de la población, debería ordenar que nos confinemos en los teatros, pues es ahora mismo el lugar más seguro para evitar contagios, por encima de las reuniones familiares y de amigos (1.770 brotes), el domicilio particular (1.596), las empresas (1.129), los centros sociosanitarios (708) o colegios (519).

La medida del 12 de octubre, reducir los aforos a un tercio (con la coletilla diabólica de "hasta un máximo de cien butacas"), y la del lunes 19, clausura de los recintos culturales "a las 21 horas", son incongruentes e innecesarias, además de hipócritas, pues suponen en la práctica el cierre de los teatros sin que usted cargue con ese sambenito, lo que demuestra su falta de coraje político, o de vergüenza torera, para asumir las consecuencias de sus decisiones.

Señora presidenta, el daño gratuito que hace a los ciudadanos que queremos asistir ordenadamente a conciertos, representaciones teatrales y espectáculos de danza y al sector cultural –al que ni citó en su comparecencia, seguimos invisibles para su Gobierno– es inmenso. Su equipo demuestra no conocer nada de cómo se trabaja para montar un espectáculo, los plazos necesarios, la venta anticipada, los horarios de trabajo y exhibición, los hábitos del público, etcétera. Esa ignorancia supina castiga además al sector que mejor está actuando en esta crisis, con un esfuerzo extraordinario tanto de los artistas como de auditorios y casas de cultura, con demostrada efectividad para desinfectar zonas comunes, regular entradas y salidas de forma ordenada o asistir en todo momento con mascarilla, cuyos efectos son evidentes: un único contagio de 8.488.

Por favor, retire las medidas de forma inmediata y aumente los aforos al 50%, como sucede en Madrid y Barcelona, con peores datos que Navarra, y si de verdad quiere velar por nuestra salud, recomiende la asistencia a los teatros. O confínenos en ellos.

El autor es periodista y crítico teatral