Querella contra Mikelarena y lectura desde la Peña

23.02.2021 | 01:10
Vista General de Tafalla

Un monolito en lo alto de Tafalla, en el barrio más popular y cagarrutero de la Peña, va a recordar a partir de su inauguración el próximo sábado 27 a los asesinados y represaliados cuando se ha anunciado una querella del nieto de Jaime del Burgo contra Fernando Mikelarena, que ha investigado que era "jefe de requetés" mientras se produjo la matanza de 63 republicanos sacados de la cárcel tafallesa para fusilarlos en la Tejería de Monreal, la mayor matanza en las cunetas navarras del 36 y de la que da cuenta el minucioso historiador en La (des)memoria de los vencedores (Editorial Pamiela), en el que también abordar la rebajada biografía del falangista Rafael García Serrano para el que la ultraderecha, en su tiempo, pidió una calle en Olite/Erriberri.La misma semana que se cumplen 40 años del golpe del 23 de febrero que blindó la corona de Juan Carlos, un abultado listado de activistas de la memoria y profesores de universidad siguen sumado firmas de apoyo al autor de este libro, que profundiza en la línea que el doctor por la UNED y profesor de la Universidad de Zaragoza abrió con el exhaustivo Sin piedad. Limpieza política en Navarra, 1936. Responsables, colaboradores y ejecutores (Pamiela), que también se presentó en la Casa de Cultura de Olite/Erriberri en abril de 2016. La polémica querella coincide en el tiempo, por ejemplo, con la extradición a Alemania de un anciano de 95 años, Friedrich Karl Berger, acusado de ser guarda, de segunda fila, de un campo de extermino nazi en Neuengamme y que durante 60 años había disimulado su pasado en EEUU y ni de muy lejos era jefe político alguno como el responsable de la milicia armada carlista de Iruña. ¿Se imaginan defensores en Berlín, París o Washington?, pues en Pamplona sí. El libro de Mikelarena y todo, en general, se entiende mejor si uno se sienta a leerlo en lo más alto de Tafalla, en el barrio de la Peña.