La rendija

Concurso de los Caídos

08.02.2020 | 18:51

La oportunidad de transformar la ciudad con la excusa de repensar el significado de un edificio obsoleto (1942: Navarra a sus muertos en la Cruzada) en el vértice del espacio central de Pamplona (cierre de la emblemática Carlos III) ha resultado más que fascinante para los arquitectos que han participado en el concurso de ideas internacional convocado por el Ayuntamiento de Pamplona. La operación Caídos ha sido una oportunidad de oro para que más allá de darle la vuelta a la simbología de edificio-mausoleo del bando franquista este espacio se dignifique y busque un nuevo uso a un bloque-muralla que arrastra multitud de barreras arquitectónicas en todo su entorno. 48 equipos de arquitectos se han estrujado la cabeza para diseñar operaciones urbanísticas de gran calado, la mayoría de las cuales optan por mantener el edificio principal con usos de todo tipo desde culturales, memorialistas, de ocio, administrativos como el nuevo Parlamento de Navarra, un rocódromo, un centro comercial... y optan por soluciones más o menos rompedoras, la mayoría de las cuales vienen a mantener el grueso de la edificación. ¿Conservadurismo, pragmatismo, reciclaje...? Lo cierto es que ya en las jornadas celebradas en la ciudad el pasado mes de marzo la mayoría de los expertos en arquitectura, arte, magistratura y docencia optaron por no derribar sino transformar el monumento. En este concurso hay arquitectos que como bisagra entre el nuevo barrio de Lezkairu y el Ensanche se han atrevido a plantear ahí el nuevo Parlamento con una dotación de "consenso", sede del "diálogo pacífico" y como una nueva forma de centralidad de la ciudad dejando el actual Parlamento para sede del Consistorio como un espacio más amplio y digno. En una ciudad acostumbrada a derribos de castillos y muralla, al traslado de teatros y plaza de toros, sus autores son capaces de envolver la cúpula de un cilindro de cristal como un mirador sobre la ciudad. El actual ayuntamiento a su vez se convertiría en el Museo de la ciudad y el "balcón" de Pamplona. Los hay -también sin éxito- que han propuesto mantener la cúpula como el mayor rocódromo de Europa con más de 33 metros de altura.

Son algunas de las propuestas no seleccionadas y la menciono porque no me parecen tan descabelladas dentro del esquema de lavado de cara por el que han optado la mayoría de los equipos. Precisamente el proyecto La casa de todos (éste sí elegido) propone para el cuerpo central un uso como casa consistorial eliminando los pabellones laterales y creando nuevos servicios administrativos. Por un Centro Internacional para la Mediación de Conflictos, con aires del sur (Tenerife) apuesta otro de los finalistas Wu que también añade volúmenes de cristal y elimina las arquerías y edificios laterales, uno de las más rompedores. Los hay que introducen nada menos que un haya de 35 metros con los nombres de los represaliados, está el triángulo cultural junto a la Ciudadela y la Plaza del Castillo que habla de museo de la cultura y los Sanfermines y añade un edificio al ábside trasero; hay un edificio memorialista (desaparecen las arquerías)... Metamorfosis es el único elegido (BCN) que plantea una demolición total del conjunto, desde el templo, las arquerías y pabellones laterales, levantando un nuevo bloque-pérgola como espacio de "rememoración". El más heavy. El día 19 serán expuestas las 7 elegidas por el jurado ante el público.

La plataforma Derribar el Monumento A los Caídos de Pamplona vía Change.org ha recabado más de 2.500 firmas, recuerda que, por sus características arquitectónicas, siempre recordará al régimen franquista de cuya exaltación de construyó. La Plataforma Navarra en Defensa del Patrimonio Cultural Artístico e Histórico destaca en el otro extremo el valor arquitectónico e histórico del edificio. ¿Concurso trampa como apuntan algunos ya que lo primero que habría que hacer es resolver el convenio con el Arzobispado y descatalogar el edificio? Lo que parece claro es que será el nuevo Gobierno local el que decida lo que hacer con este monumento, uno de los más significativos del memorial franquista. Sin olvidar la denuncia de la Hermandad de los Caballeros Voluntarios de la Cruz -por grabar sus ritos en la cripta de este mausoleo para la realización de un documental- a dos cineastas que se enfrentan a penas de cárcel. El actual equipo de gobierno ya ha sido valiente en sacar los restos de los golpistas Mola y Sanjurjo, decisión avalada por los tribunales. Digamos que para esta pequeña ciudad ya es un logro. Poliki poliki.