Por comentar

Los padrinos de los Presupuestos

29.02.2020 | 19:23

Más allá de la enorme importancia política que supone para un gobierno contar con Presupuestos, el debate que ha precedido a su aprobación ha estado marcado en buena medida por ver quién ha influido más en su confección. Si nos atenemos a lo escuchado entre el jueves y ayer, son numerosos los padrinos de la ley más trascendental de todas las que se debaten en el Parlamento. Desde la óptica de Navarra Suma estamos ante "los Presupuestos de Barkos y Araiz". Una visión que no comparte en absoluto el PSN, que subraya que "no son las Cuentas de un gobierno nacionalista, sino de un gobierno socialista". Geroa Bai, en cambio, observa en estos Presupuestos la mano del cuatripartito de la legislatura anterior y se "congratula de que Navarra Suma considere que son similares y continuistas". Parecida es la visión de EH Bildu, si bien valora más que "el Gobierno haya mirado a la izquierda" que su autoría intelectual. Podemos, por su parte, celebra que estemos ante el proyecto "más expansivo de los últimos cinco años, lo que permite mejorar y perfeccionar el trabajo de los últimos cuatro años". No está muy claro qué piensa Izquierda-Ezkerra, porque para IU "son decepcionantes" en tanto que para Batzarre "refuerzan el cambio social". Sin entrar en esta discusión, Chivite se limita a decir que "quien ha querido aportar, ha podido hacerlo". Seguramente todos tienen algo de razón en sus valoraciones. Extraña, sin embargo, que nadie saque a colación la impronta de la derecha en las Cuentas Públicas. De los 4.256 millones de gasto no financiero para 2020, la friolera de 100 van destinados a sufragar los peajes en sombra. Son seis veces más que los 16,7 millones que el Gobierno negoció en enmiendas con EH Bildu. Son 100 kilos comprometidos por el último Gobierno de Sanz, que dejó una hosca por la Autovía del Camino hasta 2032, otra por la Autovía del Pirineo hasta 2029 y una tercera por el Canal de Navarra hasta 2040. Un despilfarro de quien se merendó la cena y ahora exige gastar 800 millones para convertir la N-121-A en una autovía.