La asamblea tumba el presupuesto y reprueba de palabra a Fran Canal

El club | La directiva saca adelante las cuentas del pasado curso, pero no las del presente ejercicio, otra muestra de desconfianza hacia la junta de Sabalza y hacia el director general, principal foco de las críticas de los socios, que tendrán que volver a reunirse y votar en un mes y medio

07.02.2020 | 16:35
Asier Larrea, en el atril habilitado para las intervenciones de los socios, durante uno de los múltiples debates que mantuvo con el director general de Osasuna, Fran Canal.

El club | La directiva saca adelante las cuentas del pasado curso, pero no las del presente ejercicio, otra muestra de desconfianza hacia la junta de Sabalza y hacia el director general, principal foco de las críticas de los socios.

Pamplona - La directiva de Osasuna se volvió a llevar otro palo de los socios compromisarios del club. Si hace ocho meses ya tumbaron la propuesta de la junta de Sabalza para recomprar El Sadar al Gobierno de Navarra, la asamblea no aprobó ayer el presupuesto para la presente temporada, un hecho sin precedentes en la historia del club. Y no quedó ahí la cosa, ya que antes de perder la votación, la actual directiva rojilla comprobó el descontento de varios asambleístas con la figura del director general, Fran Canal, foco principal de las criticas de la masa social rojilla.

Con este panorama, al presidente del club navarro no le quedó otra alternativa que solicitar sugerencias a los asistentes, que dispondrán de 15 días, según explicó Sabalza, para realizar aportaciones antes de que, según él mismo anunció, el presupuesto vuelva a ser votado en una asamblea con un único punto del día y que se llevará a cabo el fin de semana del 16 de diciembre, concretamente el mismo día que Osasuna reciba al Alcorcón en El Sadar -el partido aún no tiene señalamiento oficial por parte de la Liga de Fútbol Profesional-.

Aunque al término de la cita Sabalza se sorprendió por no haber escuchado argumentos que justificasen el rechazo de la asamblea al presupuesto presentado por su junta, lo cierto es que sí que se emplearon algunos. Por ejemplo, la socia Amaia Markotegi preguntó hasta en tres ocasiones y sin recibir una respuesta clara y concisa por qué no se había invertido la partida prevista para el curso anterior en la creación de una subdirección general. Y el socio Asier Larrea, uno de los que llevó la voz cantante en el apartado de las críticas, se preguntó la razón por la que no se había incluido en el presupuesto de este curso una provisión por los 1,5 millones de euros que Osasuna debería devolver a Hacienda en el caso de realizar únicamente una reforma básica (la obligatoria) y no integral (la ampliación). Después de mucho insistir, Larrea arrancó una revelación del gerente del club, Ángel Ardanaz, que reconoció que este posible pago se podrá aplazar en el tiempo.

Críticas al director general Para encontrar la génesis a las críticas que recibió ayer Fran Canal hay que remontarse a una semana y media antes de la asamblea de ayer, cuando la junta directiva de Osasuna no atendió la solicitud de un grupo de socios para incluir dos puntos en el orden del día, entre ellos, la reprobación del director general, al "no atenerse a los estatutos de la entidad". Sin embargo, pese a que la asamblea no pudo votar este asunto, algunos de los compromisarios asistentes a la cita sí que reprobaron al director general de palabra. Y no se trata de una interpretación, ya que el propio Fran Canal llegó a reconocer este extremo en voz alta durante la cita de ayer. "Me doy por reprobado", dijo en un intercambio de opiniones con un socio.

Canal fue censurado por varios asambleístas, acusado de ser un "osasunista en tránsito" (trabaja como externo), de ser el que manda en el club y de que saldrá del mismo "cuando no tenga más negocio que sacar de Osasuna". En este sentido, Pedro Pegenaute fue quien más beligerante se mostró, aunque el director general no se amilanó y contestó con un alegato. Señaló que no se considera un director general externo y subrayó que trabaja y se "deja la piel" por Osasuna: "Vivo con un equipo humano que es Osasuna. Ellos no me consideran externo. Otra cosa es el acuerdo mercantil que tenga con Osasuna. El problema es que el que molesto soy yo. Soy conscientes de que no me quieren (en referencia a un sector de los socios), lo asumo, pero otros sí, como mi equipo de trabajo. Vivo por y para Osasuna. Un día me iré, porque existen ciclos, y el día que me vaya lo haré siendo osasunista para toda la vida. Hay mucha gente que me odia, pero otros me quieren. Es fácil entrar en descalificaciones e insultarme, pero no voy a permitir descalificaciones de que robamos. Ha presentado seis querellas criminales al respecto".

La Cifra

6

votos

La directiva de Osasuna no pudo sacar adelante el presupuesto de 19,4 millones de euros en ingresos y 19,1 en gastos para el presente ejercicio 2018/19 por tan solo seis votos, ya que 103 socios compromisarios se posicionaron en contra y 97 a favor.

Las votaciones

CUENTAS TEMPORADA 2017/18

Con 8,6 millones de euros de beneficios

A FAVOR189

EN CONTRA21

ABSTENCIONES12

TOTAL222

PRESUPUESTO TEMPORADA 2018/19

19,4 millones de ingresos y 19,1 de gastos

A FAVOR97

EN CONTRA103

ABSTENCIONES15

VOTOS NULOS1

TOTAL216

LA próxima asamblea

15-16

De diciembre

Es la fecha en la que, según anunció ayer el presidente de Osasuna, Luis Sabalza, se celebrará otra asamblea con un único punto del día que consistirá en el examen y votación del presupuesto para la temporada en curso que ayer no aprobaron los socios compromisarios. Sabalza no pudo concretar el día exacto, porque la asamblea debe coincidir con un partido de Osasuna en casa y todavía no hay un señalamiento oficial por parte de la Liga de Fútbol Profesional para el duelo entre el club rojillo y el Alcorcón en El Sadar, previsto para el fin de semana del 15 y 16 de diciembre (aunque también cabe la posibilidad de que el partido se dispute el viernes 14 o el lunes 17).

La Frase

Fran Canal "Me doy por reprobado"

Fue el propio director general de Osasuna, Fran Canal, el que reconoció en voz alta durante un intercambio de opiniones con un socio compromisario durante la asamblea que se daba por aludido al recibir tantas críticas.