COVID-19
El Gobierno de Navarra comparece a las 18 h para valorar el nuevo estado de alarma

Un perito policial declara que no puede determinar si la firma en el contrato de Flefield es o no de Archanco

Este documento, acompañado de tres facturas, sirvió para soportar la salida de 1,4 millones de euros de Osasuna

17.02.2020 | 11:45
El expresidente de la Fundación Osasuna Diego Maquírriain (i) conversa con su abogado a su llegada, este lunes, al Palacio de Justicia de Navarra

PAMPLONA. Un perito policial que realizó el cotejo de firmas en distintos documentos relacionados con Osasuna ha explicado este lunes en el juicio del caso Osasuna que no puede concluir si el expresidente del club Miguel Archanco firmó o no el supuesto contrato con la empresa Flefield, que sirvió como soporte, junto con tres facturas, para la salida de 1,4 millones de euros del club.

El contrato de Flefield lleva fecha de 1 de julio de 2013 y en él hay una firma correspondiente al representantes de esta empresa y otra firma correspondiente al representantes de Osasuna. El documento que analizó el perito policial es una fotocopia, por lo que, según ha dicho, no pudo realizar un trabajo "exhaustivo" para llegar a la conclusión de qué persona firmó en nombre de Osasuna el contrato, situación que ya advirtió el perito en la fase de instrucción.

El perito policial ha señalado que la firma puede tener coincidencias con la de Archanco -que en aquella época era presidente de Osasuna-, pero ha precisado que "de ninguna forma" puede ser una opinión "concluyente" ya que la firma "podría haber sido realizada por cualquier otra persona".

Durante su declaración en el juicio, el perito sí ha concluido de forma indubitada las firmas recogidas en otros documentos. Es el caso, por ejemplo, de una salida de 400.000 euros de efectivo el 16 de mayo de 2014, firmada por Miguel Archanco y el directivo Juan Pascual, cantidad que sería la entregada al entonces director de la Fundación Osasuna, Diego Maquirriain, para que a su vez la llevara a Sevilla, donde le esperaban el gerente del club, Ángel Vizcay, y el directivo Jesús Peralta.

Maquirriain reconoció en el juicio que trasladó ese dinero a Sevilla pero negó que supiera que pudiera ser para el pago de posibles primas a jugadores del Betis y que la información que le dieron fue que el dinero era para necesidades que Osasuna tenía que atender.