Luis Sabalza: "Un socio debe comprender que es parte importante del club y algo le tiene que costar ser su dueño"

El presidente de Osasuna repasa la actualidad del club, desde la vuelta a los entrenamientos hasta los problemas económicos generados por la pandemia

04.05.2020 | 08:43
El presidente de Osasuna, Luis Sabalza, en Huarte, donde pasa el confinamiento

PAMPLONA – Luis Sabalza (Sangüesa, 23/10/1947) confiesa que está llevando con mucha tranquilidad el confinamiento en Huarte, donde convive con su pareja, y que lo único que echa de menos es poder abrazar y besar a sus hijos y a su nieto. Otra cosa es su labor como presidente de Osasuna, porque es tiempo de tomar decisiones en una situación complicada y ofrecer además una explicación de las mismas. En esta entrevista lo hace.

Parece que el fútbol vuelve. Al menos los entrenamientos. Es una buena señal.

–Sí, porque eso quiere decir que vamos avanzando, pero tampoco podemos echar las campanas al vuelo, ya que lo más importante es la salud de todos. Por lo demás, me gustaría que se terminase la competición y que se solucionasen los problemas de salud y a ver cuándo podemos estar todos juntos, es decir, con público en los estadios.

En una carta que recientemente envió a los socios de Osasuna, señaló que, de no reanudarse la Liga de esta temporada, el impacto en las cuentas del club sería de entre 14 y 18 millones de euros menos de ingresos de los esperados. ¿De cuánto sería si concluye el campeonato?

–De entre 5 y 6 millones (principalmente por el descenso de suscripciones de hostelería), pero todo ello relacionado con la percepción de los derechos televisivos, que representan más o menos el 80 % de nuestros ingresos.

Las medidas que ha pactado el club con jugadores, técnicos y empleados solo se aplicarán en el supuesto de que la Liga no termine, pero, si concluye, ¿cómo soportaría Osasuna ese descenso de ingresos que usted cifra en 5 o 6 millones?

–Aplazando algunos pagos hasta la temporada siguiente.

¿Es lo que ha pasado con una de las condiciones del aval de 16 millones de euros concedido por el Gobierno de Navarra al club para la reforma de El Sadar?

–Lo que decía el acuerdo del aval era que nosotros, como garantía, cada 1 de mayo teníamos que poner 3 millones de euros cuando el equipo estuviera en Primera. Nosotros manifestamos al Gobierno que el 1 de mayo era imposible que lo pusiéramos y le dijimos que con seguridad podríamos poner el dinero de este año el 31 de marzo de 2021. El Gobierno contestó que la ley dice que hasta el 30 de junio, pero es evidente que no se va a poder hacer y esperamos llegar a un acuerdo para que nos acepten llegar al 31 de marzo del año que viene.

¿Podría haber un término medio?

–No lo hemos pensado, pero creo que es mejor no tensionar excesivamente la tesorería porque sería un problema. Creo que es mejor el aplazamiento hasta el 31 de marzo para poder pagar con seguridad antes de esa fecha. En cualquier caso, no hay que olvidar que no es un dinero para el Gobierno, es un dinero que van a percibir los bancos amortizando anticipadamente, porque ahora estamos en periodo de carencia y no se amortiza hasta mayo del año que viene. Es decir, es un aval a los bancos que depositamos en una cuenta para que, cuando se amortice, se amortice para los bancos. Es un dinero que no va al préstamo directamente.

¿Cree que el Gobierno aceptará?

–Opino que así debe ser, porque no es un dinero para la Hacienda foral, es una cantidad para tener la seguridad de que se va a amortizar cuanto antes, al igual que en esa misma cuenta escrow ponemos las cantidades que tienen que cobrar semestralmente los bancos.

¿Tiene el club algún otro problema de pago? Nóminas, proveedores...

–Está todo en orden y controlado. Estamos al día.

Esta petición de aplazamiento contrasta con el incremento del coste de la reforma del estadio de la que también ha informado el club.

–La cifra va a ser 1,8 millones de euros. Es lo que tenemos acordado con la constructora y además ya hemos llegado a un acuerdo para pagar aplazadamente (en dos años, según indicó Osasuna en una nota), no ahora, sino con posterioridad.

¿Cuándo?

–El acuerdo es verbal porque todavía no está finiquitado, pero creo que dos o tres años después, en 2022 o 2023.

El proyecto de reforma inicial era llave en mano y con un coste fijado en 16 millones de euros. ¿Cuánto más va a gastar el club?

–Al margen de lo establecido inicialmente están el cambio de vestuarios, de asientos, de la cubierta y se ha reformado algo la estructura para sacar más espacio para locales comerciales que nos van a dar más rentabilidad en un futuro. Aunque no tengo las cifras aquí, en total serán algo más de 18 millones de euros, pero que los socios estén tranquilos que expondremos todo el gasto que esto ha supuesto.

¿Han recibido alguna queja por parte de los miembros de otros proyectos que participaron en el concurso para la remodelación por ese incremento del coste y por las variantes que ha sufrido la idea inicial de Muro Rojo?

–Que yo sepa no ha llegado ninguna. Los socios eligieron esa propuesta y una vez en la obra es cuando uno puede ver aquellas cosas que entiende que, aprovechando que está todo en marcha, se pueden variar, pero no es que se haya cambiado el proyecto. Son unas mejoras que era oportuno hacer en este momento y no después de terminar la obra.

Son reformas de un estadio que nadie sabe cuándo se va a poder reinaugurar...

–Esa es la pena. A ver si lo podemos utilizar pronto porque el Gobierno central ya ha decretado que habrá muchas actividades que se podrán hacer a partir de julio. Vamos a ver si a partir de octubre o noviembre ya se puede ir a los estadios. Eso es lo que a nosotros nos gustaría, máxime cuando la Liga de la próxima temporada va a empezar, como muy pronto, a mitad de septiembre.

No conocer los calendarios le va a generar al club una dificultad añadida para diseñar la campaña de renovación y captación de socios.

–Efectivamente, pero eso no depende de nosotros y lo que tenemos claro es que tenemos que hacer una campaña de renovación antes de que empiece la próxima temporada.

En su carta anunció una serie de medidas para los socios que han recibido críticas a través de las redes sociales, principalmente porque, si toda la próxima temporada es a puerta cerrada, solo recuperarán un máximo del 60 % de lo que abonen por todo el curso. ¿Cómo las interpreta?

–Me parece que muchos de los que hablan en las redes sociales no son socios y además hay gente que confunde los términos socio y abonado. Si a un abonado no le das el espectáculo por el que ha pagado, protesta; pero un socio tiene que comprender que es parte importante de lo que es el club y por lo tanto algo le tiene que costar ser socio y dueño del club. No sé, si eso no se ve, yo ya no puedo decir nada más. El otro día me llegó una comunicación de una entidad deportiva que a los socios no les ha bajado absolutamente nada de ningún tipo en el precio y no van a poder ir a las piscinas. Además, estamos hablando de unas cantidades que son utópicas. Estamos hablando de perder la temporada y yo calculo que serán dos o tres partidos, nada más.

¿Son medidas susceptibles de cambios o implementación?

–Hemos pensado que sean como las explicamos, pero todo va a ir un poco en función de cuándo empiece la Liga, cómo, etcétera, etcétera.

La crisis sanitaria también les ha obligado a cancelar y aplazar eventos previstos para la celebración del centenario de Osasuna.

–Teníamos un interés muy especial en celebrarlo el sábado 24 de octubre, el día que el club cumple 100 años. Ya habíamos dado pasos para hacer cosas ese día, pero no sabemos si se podrán hacer o no. Esperemos que algunas sí. Mi deseo es que ese día se pueda jugar en el campo. Además hay otras cosas que queremos hacer en la temporada 2020-2021, pero, si no se puede, podremos alargar la celebración, aunque a ver si podemos festejar los 100 años de Osasuna antes de cumplir 101.

Tras conocerse el fallecimiento de Michael Robinson, se escucharon voces reclamando un amistoso entre Osasuna y Liverpool en su honor y para celebrar el centenario. ¿Existe esta posibilidad?

–Sería una cosa que me gustaría, pero depende de que se pueda jugar por el tema sanitario y de que el Liverpool y nosotros también podamos. Sería un gran homenaje a Michael Robinson, que en el poco tiempo que estuvo aquí se convirtió en una figura importante del osasunismo.

O sea, que puede ser el Liverpool...

–Puede ser el Liverpool o puede ser otro. Estábamos hablando con varios clubes punteros. Hay que tener en cuenta que tenemos relaciones a través de distintos jugadores. Otro puede ser el Chelsea a través de Azpilicueta, o el Bayern a través de Javi Martínez. Hay muchos otros clubes con los cuales seguimos manteniendo buenos contactos.

También es reciente la publicación de la sentencia del caso Osasuna. ¿Qué le parece?

–Osasuna quería que le devolvieran el dinero que le faltaba y de hecho incluso nos van a tener que devolver más del que habíamos pedido por el famoso préstamo (el de 600.000 euros que solicitó el exgerente Ángel Vizcay a José Antonio Osés, cuñado del exdirectivo José Manuel Purroy), que no se ha demostrado que fuese a ningún lado. Lo que ocurre es que a nivel nacional ha tenido más trascendencia el amaño de partidos que el meollo de la sentencia, que ha sido el desvío de dinero, la falsedad documental y la apropiación indebida.

La sentencia se hizo pública horas después de que usted enviara una carta a los socios con muchas de las cuestiones, alguna polémica, que hemos repasado en esta entrevista. Algunos sospechan que fue una estrategia para que no se hablara demasiado de su misiva. ¿Es así?

–Juro que no. Me enteré de la sentencia después de enviar la carta porque me la hizo llegar el procurador a las nueve de la mañana del día que salió. Es más, había indagado y pensaba que no la iban a publicitar tan pronto.

En la última asamblea de compromisarios prometió hablar con Kirolbet para explorar la posibilidad de romper el acuerdo de patrocinio del club con esta casa de apuestas y también de la opción de iniciar el proceso de recompra de patrimonio, ya que Tajonar y El Sadar siguen siendo a día de hoy propiedad del Gobierno de Navarra. ¿Cómo están ambos asuntos?

–Con Kirolbet estamos en conversaciones para ver cómo se puede solucionar y, si no, terminaremos (el contrato expira en 2021) y llevaremos a la asamblea con quién tiene que ser. Y en cuanto al patrimonio, es evidente que, si vamos a tener este año unas pérdidas de entre 5 y 6 millones de euros, en este momento no podemos pensar en una recompra. Por parte del Gobierno de Navarra siempre ha habido buena voluntad para llegar a acuerdos, pero para ir a comprar hay que tener dinero, y ahora mismo no tenemos. Pero no nos olvidamos de este asunto. A ver si se normaliza la situación y el año que viene podemos iniciar conversaciones.

Para terminar: ¿Osasuna tendrá que vender jugadores para superar esta crisis?

–No lo sé. No te lo puedo decir y es una pregunta que en parte también le corresponde responder a Braulio (el director deportivo del club), pero creo que el problema de las ventas está complicado, como el de las compras, porque, si no hay dinero, el mercado se mueve poco.

"Si no hay Liga, los ingresos previstos descenderán entre 14 y 18 millones; si se juega, entre 5 y 6"

"Al final la reforma va a costar algo más de 18 millones, pero expondremos el gasto a los socios"

"No nos olvidamos de la recompra de patrimonio, pero ahora mismo no tenemos dinero"

"Algunos hablan de toda la temporada a puerta cerrada y yo calculo que serán dos o tres partidos"

noticias de noticiasdenavarra