Las monedas o los billetes: ¿qué se contamina más por covid-19?

Una investigación demuestra que las monedas se contaminan menos que los billetes

19.04.2020 | 15:58
Una mano sostiene dos monedas de un euro.

Una nueva investigación acaba de poner en evidencia que los billetes europeos se contaminan más fácilmente con microbios que las monedas. A pesar de ello, las monedas que se hacen de metales antimicrobianos como el cobre no impiden por completo que sean fuentes de contaminación, advierte el estudio del profesor Johannes Knobloch, del Centro Médico Universitario de Hamburgo-Eppendorf, en Alemania, y sus colegas, que se presentará en el Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas (ECCMID).

El dinero es una superficie que se toca frecuentemente y, por tanto, puede contribuir con la transmisión de patógenos. Debido al contenido de cobre de al menos el 75% en monedas de euro, se supone que las monedas tienen actividad antimicrobiana.

En este estudio, los autores investigaron la actividad antimicrobiana de las monedas en euros (5 centimos, 50 centimos, 1 euro) y billetes (5 euros) en condiciones realistas utilizando un ensayo de transferencia táctil que simulaba la contaminación seca por contacto con la piel.

En este ensayo, las bacterias se transmiten desde una superficie contaminada primaria seca a monedas o billetes con un dedo enguantado, para simular la contaminación del "peor de los casos" de las superficies típicas que se tocan con frecuencia.

El billete de 5 euros, como el resto de denominaciones de billetes, está hecho de fibra de algodón. En monedas de 1 euro y 2 euros, la parte "dorada" es una aleación, 75% de cobre, 20% de zinc y 5% de níquel. La parte "plateada" es cuproníquel: 75% de cobre y 25% de níquel. Las monedas de 10 céntimos, 20 céntimos y 50 céntimos están hechas una aleación compuesta por 89% de cobre, 5% de aluminio, 5% de zinc y 1% de estaño. Las monedas de 5 céntimos, 2 céntimos y 1 céntimo están hechas de acero recubierto de cobre.

Para este estudio, 'Enterococcus faecium' o 'Staphylococcus aureus' secados sobre la superficie primaria se recogieron con guantes de algodón estériles humedecidos al tocar la superficie. Con los guantes contaminados, las bacterias se transfirieron a monedas de 5 céntimos, 50 céntimos y 1 euro, así como a billetes de 5 euros tocando la superficie. Se emplearon baldosas cerámicas como superficie de control en el ensayo de transferencia táctil. El cultivo cuantitativo de las monedas y billetes se realizó inmediatamente después de tocarlo, así como después de 24 h de almacenamiento.

En nueve experimentos independientes con 'E. faecium' y 'S. aureus', los autores encontraron que se observaron números variables de bacterias transferidas en las diferentes superficies. La contaminación de la superficie de control y los billetes mostraban recuentos de células bacterianas similares.

La superficie más pequeña de la moneda de 5 céntimos resultó en una menor cantidad de bacterias transferidas en comparación con las monedas de 50 céntimos y 1 euro. Todas las monedas que contienen cobre muestran una actividad antimicrobiana detectable.

En 5 céntimos, 50 céntimos y 1 euro después de 24 horas, 'S. aureus' se redujo entre 98,7 y 99,5% y 'E. faecium' se redujo en 96,8 a 99%, respectivamente. En contraste, después de 24 h en el billete, el número de células bacterianas no se redujo en comparación con el control.

"Por el contrario, con un billete de 5 euros, las monedas que contienen cobre muestran una actividad antimicrobiana detectable. Sin embargo, en la mayoría de los experimentos, las bacterias no se eliminaron por completo de las monedas --continúan--. Por lo tanto, incluso las monedas podrían actuar como vectores para la transmisión de microbios".

Recientemente, también se demostró que las superficies que contienen cobre muestran actividad antiviral contra el SARS-CoV-2, reduciendo significativamente el período de tiempo que el virus permanece infeccioso (solo 4 horas) en contraste con las superficies poliméricas de las que están hechos los billetes, donde el virus podría sobrevivir varios días.

El profesor Knobloch añade: "Creo que el riesgo de transmisión del virus a través del dinero, incluso los billetes de banco, está muy por debajo del contacto cara a cara con una persona. Con respecto a la pandemia actual de Covid-19, si el efectivo debe ser utilizadas para el pago, las monedas serían mejores que los billetes. Sin embargo, el pago con tarjeta se puede realizar completamente sin contacto y evita el riesgo de llevar efectivo".