Ramón Barea, alma de titiritero teatral

El actor vasco es el alma mater de uno de los proyectos teatrales más innovadores de teatro, Pabellón 6,

17.01.2021 | 19:38
El actor vasco Ramón Barea.

Hace 40 años Ramón Barea se estrenó en el cine con una película de Imanol Uribe, 'La fuga de Segovia' (1981), que precisamente este año conmemora efemérides redonda. Hasta entonces había hecho sobre todo teatro, un veneno que llevaba en la sangre, pero que no daba para comer si se dedicaba a ello en exclusiva. Para cumplir sus sueños en una profesión de resistencia, como así define el actor al mundo de la interpretación, dejó un puesto de trabajo como oficinista ante el susto y el pasmo de su familia. Diez años después se enfrentaba a la televisión en 'Bertan zoro'.

La vida profesional de este hombre que va y viene a Madrid, porque dice que no deja su casa de Bilbao ni por todo el oro del mundo, tiene luces y sombras, pero si uno se fija en su denso currículo hay más brillo que oscuridad. Ha participado como actor en más de cien películas, ha firmado innumerables obras de teatro como intérprete y como director, es un guionista experto en hacer reír y llorar, y el alma mater de uno de los proyectos teatrales más innovadores de Euskadi, Pabellón 6, una gran oportunidad para actores y creadores noveles.

Durante años combinó cine y teatro con televisión, un medio que siempre ha servido para aliviar la maltrecha economía de los actores en momentos determinados. Barea ha participado en casi todas las series de renombre de las últimas temporadas: 'Periodistas', 'Compañeros', 'Cuéntame cómo pasó', 'Policías, en el corazón de la calle', 'Los 80', 'Aquí no hay quien viva', 'El comisario', 'Hospital central', 'Génesis, en la mente del asesino', 'Cuenta atrás', 'Euskolegas', 'Los misterios de Laura', 'Gernika bajo las bombas', 'Carlos Rey Emperador' y 'Olmos y Robles', que es la última vez que se le ha visto en la pequeña pantalla, aunque hay que recordar que en 2019 fue uno de los protagonistas del anuncio de la lotería de Navidad del último año prepandemia.

En cine sigue al pie del cañón y en los últimos años ha participado en varias películas de éxito: 'Abracadabra' (Pablo Berger), 'Fe de etarras' (Borja Cobeaga), 'El guardián invisible' (Fernando González Molina), 'La higuera de los bastardos' (Ana Murugarren), 'La pequeña Suiza' (Kepa Sojo), 'El silencio de la ciudad blanca' (Daniel Calparsoro); 'El ratón Pérez y los guardianes del libro mágico' (Juan Pablo Buscarini), 'Abuelos' (Santiago Resquejo) y 'Voces' (Ángel Gómez Hernández).

Uno de los reconocimientos más importantes que ha recibido es el Premio Nacional de Teatro. No lo esperaba y cuando le llamaron repetidamente no descolgó el teléfono porque pensaba que era el banco para reclamarle algún impago del crédito del coche. Después, aceptó que su banco no era el llamante, pero supuso que lo del premio era una broma de su equipo, aunque era una verdad bien cierta. En estos momentos, su punto de mira es el teatro, aunque no está entre sus ideas rechazar un buen proyecto de cine ni de televisión, medio este último en el que de momento anda fuera de cámara.