Irán cumple su amenaza y viola el acuerdo nuclear

El país dice que no ha incumplido el Plan Integral de Acción Conjunta

EEUU promete “máxima presión” y que “nunca permitirá” armas nucleares

09.02.2020 | 18:07
El presidente iraní, Hasán Rohaní.

viena - Irán violó por primera vez ayer el acuerdo nuclear cerrado en 2015 para asegurar que no planea desarrollar armas atómicas. Se trata de un incumplimiento en respuesta a las más recientes sanciones y presiones de EEUU, y que aumenta aún más la tensión. El Gobierno de Trump no tardó en responder y anunció que continuará con su "máxima presión" contra Irán por el incumplimiento del pacto cerrado con Alemania, China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia.

Tras cuatro años de respeto a sus compromisos, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), encargado de verificar que Irán cumple el acuerdo, confirmó ayer que se ha excedido la cantidad de combustible nuclear permitido. Esta agencia de la ONU informó a la Junta de Gobernadores, su órgano ejecutivo, y al Consejo de Seguridad de la ONU, y debe decidir ahora si convoca una reunión de emergencia. EEUU está presionando para que la Junta se reúna cuanto antes, pero que Yukiya Amano, el director del OIEA, es "reticente" a hacerlo.

Con 2,2 kilos se trata de un exceso del 1% de uranio enriquecido a un nivel que no permite ser usado en armas atómicas. Lo cierto es que esos kilos en los que Irán se ha excedido son, de momento, más un símbolo que una gran amenaza.

Sin embargo, el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Mahammad Javad Zarif, subrayó que su país no ha incumplido el Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC) de 2015 al superar este lunes el máximo de uranio poco enriquecido. Además, Zarif expresó la disposición de su país a dar marcha atrás en cuanto las demás partes cumplan sus compromisos, en referencia a la retirada de Estados Unidos de este acuerdo.

"No hemos incumplido el PIAC. El artículo 36 del acuerdo lo explica. Hemos activado y agotado el artículo 36 tras la retirada de Estados Unidos", destacó Zarif a través de un mensaje publicado en su cuenta de Twitter que incluye imágenes del texto del PIAC.

Sin embargo, se trata del primero de una serie de incumplimientos anunciados por Irán en respuesta a la creciente presión de EEUU. Washington no sólo se salió del llamado "plan de acción conjunto" el año pasado sino que ha aprobado nuevas sanciones que castigan duramente las vitales exportaciones petroleras de la República Islámica.

respuesta Zarif manifestó en Teherán que su país, "según lo anunciado", había superado el límite de 300 kilos de hexafluoruro (UF6) de uranio enriquecido al 3,67% que marca el acuerdo. Ante las sanciones de Washington, Irán había dado un ultimátum al resto de firmantes del pacto, especialmente a los europeos: o se le ofrecían soluciones y ayudas que compensaran las sanciones de Washington, o comenzaría a incumplirlo poco a poco. "Los europeos se comprometieron a garantizar la venta del petróleo de Irán, y no lo hicieron; los europeos se comprometieron a garantizar el transporte, y tampoco lo cumplieron; también se comprometieron a garantizar el retorno de los activos iraníes y la venta de petróleo y tampoco lo cumplieron", denunció ayer Zarif.

La respuesta europea ante la presión de la primera potencia mundial fue la puesta en marcha de un mecanismo que busca sortear las sanciones y permitir el comercio con Irán, algo que no ha satisfecho a Teherán.

EEUU amenazó a Irán y aseguró que "continuará la máxima presión sobre el régimen iraní hasta que sus líderes alteren su curso de acción. El régimen debe poner fin a sus ambiciones nucleares y su comportamiento perverso". Agregó que "EEUU y sus aliados nunca permitirán que Irán desarrolle armas nucleares". - Efe

las cifras

El exceso de uranio. Con 2,2 kilos se trata de un exceso del 1% de uranio enriquecido a un nivel que no permite ser usado en armas atómicas.

Segunda amenaza. Sería más grave si se elevara el grado de pureza del uranio por encima del 3,67%, un nivel en el que sólo puede ser empleado para aplicaciones civiles, si hasta el 7 de julio no hay respuesta a su demanda de soluciones a las sanciones.