subida del precio de los combustibles

Las protestas toman Quito en el pulso indígena a Lenín Moreno

Campesinos, trabajadores y estudiantes redoblan las movilizaciones y exigen al presidente ecuatoriano que retire la polémica medida de aumentar los combustibles

10.02.2020 | 06:31
Participantes en la marcha que tomó las calles de Quito contra el Gobierno de Lenín Moreno y sus medidas económicas.

quito - Miles de indígenas tomaron ayer el centro histórico de la capital ecuatoriana, Quito, en protesta por la elevación del precio de los combustibles, en el marco de un acuerdo crediticio con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los manifestantes salieron desde la Casa de la Cultura Ecuatoriana, situada en el llamado Parque El Arbolito, donde se reunieron tras llegar a principios de semana desde el interior del país en caminatas, autobuses y camiones. Representantes de los sindicatos y otros movimientos sociales, cortaron a primeras horas de la mañana un tramo de la avenida 10 de agosto, una de las vías que lleva al casco histórico de Quito y escenario la semana pasada de violentas manifestaciones.

Perteneciente a la comunidad de Zumbahua, en la provincia de Cotopaxi (centro andino), Diana Guanatuña, reclamó porque consideran que han sido discriminados por el Gobierno liderado por Lenín Moreno que, por su lado, asegura tener el diálogo abierto con los indígenas, a quien suele llamar "hermanos".

Aunque algunos líderes indígenas aseguran que marchan para que el Gobierno derogue un decreto de la semana pasada con el que eliminó el subsidio a los combustibles, Gualotuña dijo a Efe que también quieren que "se vaya el Gobierno (pues) ha tenido suficiente tiempo para demostrar qué puede hacer por este pueblo y no ha hecho nada".

Lo mismo aseguró Segundo Roldán, de la provincia del Chimborazo, quien sostiene que la elevación de los precios de los combustibles le afecta directamente en su trabajo de agricultor.

En el recorrido deayer, un joven trepó a una estatua del libertador Simón Bolívar, situada frente a la sede del Banco Central de Ecuador, para colocar una bandera del país.

Al grito de "el pueblo unido, jamás será vencido", los manifestantes marchan portando palos, banderas tricolor de Ecuador y también la multicolor de los pueblos ancestrales.

En la manifestación se leen carteles de rechazo a la corrupción, a Moreno, al FMI, a Estados Unidos, y otras en la que aseguran que "violento no es el pueblo que lucha sino el Estado que reprime".

Ecuador está bajo estado de excepción desde el pasado jueves cuando se dio la primera de dos jornadas de paralización absoluta de transporte público, en medio de la cual ocurrieron desmanes y saqueos.

En el centro histórico, donde se manifestaron también sindicatos, estudiantes universitarios y otros movimientos sociales, la Policía decomisó mochilas con gasolina que se presumen podrían servir para hacer cocteles molotov. En una de las principales avenidas de Guayaquil se registraron enfrentamientos entre la policía y los manifestantes.

desestabilización El vicepresidente de Ecuador, Otto Sonnenholzner, aseguró por su parte que están logrando "frenar" la pretensión "de desestabilizar" al Gobierno liderado por Lenín Moreno. El presidente ecuatoriano ha culpado a su antecesor, Rafael Correa, de un intento de desestabilizar la democracia, algo negado por el exgobernante desde Bélgica, donde vive desde 2007. Moreno dijo que lo que ha sucedido en los últimos días "no es una manifestación de protesta frente a una decisión del Gobierno" de eliminar los subsidios a los combustibles.

Ecuador tiene la economía dolarizada desde el año 2000 cuando se cambió el sucre por el dólar como patrón de intercambio en momentos en que el país atravesaba por una de las peores crisis financieras de su historia. El presidente Lenín Moreno regresó a Quito desde Guayaquil, a donde se trasladó el lunes junto a su Gobierno, para seguir desde allí la huelga nacional de sindicatos, estudiantes e indígenas. - Efe/E.P.

en el Parlamento Europeo

Correa exige elecciones

Se ofrece como candidato. El expresidente ecuatoriano Rafael Correa urgió ayer al actual mandatario, Lenín Moreno, a convocar elecciones anticipadas ante las protestas ciudadanas, y se ofreció a ser candidato pese a que cree que no le "dejarán" participar. "Si es necesario que sea candidato, lo seré. A mí me inhabilitaron entre comillas para ser presidente porque todo fue ilegal, pero de vicepresidente para abajo, yo no tengo ningún problema para participar", indicó en una rueda de prensa en el Parlamento Europeo. A su juicio, las autoridades ecuatorianas "van a crear esos problemas, van a buscar cómo impedir mi participación porque saben que los derrotamos". El exmandatario, que fue presidente de Ecuador entre 2007 y 2017 y actualmente reside en Bélgica, recordó que durante el Gobierno de Moreno le han abierto "sin pruebas" más causas judiciales que "a Al Capone, Pinochet y el Chapo Guzmán juntos", y que si regresa a su país será encarcelado.

Claves

Cruz Roja suspende su labor. La Cruz Roja anunció ayer que ha decidido suspender la atención que brinda en el país por no poder garantizar la seguridad de los voluntarios.

España muestra su apoyo. El Gobierno español expresó ayer su apoyo a los esfuerzos de Moreno, para preservar la estabilidad y alcanzar una salida a la crisis que atraviesa su país. "Reafirmamos nuestro compromiso y apoyo al sistema democrático, el Estado de derecho y la convivencia entre los ciudadanos", señaló el Ministerio de Exteriores en un comunicado.

la frase

lenín moreno "no dimitiré bajo ninguna circunstancia" El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, recalcó que no dimitirá a pesar de las fuertes protestas registradas en el país y aseguró que el Gobierno esperaba "parte de lo que ha visto" en las calles, pero no "actos delictivos contra el Estado de Derecho y la democracia".

La cifra

12,8

Millones de dólares en pérdidas es la cantidad estimada que se ha registrado en Ecuador debido a las paralizaciones en campos petroleros situados en la Amazonía, en medio de las protestas que estallaron la semana pasada contra el Gobierno.