Xi Jinping amenaza con “aplastar” al ‘separatismo’ de Hong Kong

El presidente chino alude a que fuerzas externas estarían detrás de las protestas y señala a Washington como responsable

10.02.2020 | 07:35

Pekín - El presidente chino, Xi Jinping, aseguró que "cualquiera que intente actividades separatistas en cualquier parte de China acabará con el cuerpo aplastado y los huesos rotos", publicó ayer la edición digital del rotativo estatal Diario del Pueblo. "Quienquiera que intente actividades separatistas en cualquier parte de China terminará con el cuerpo aplastado y los huesos rotos, y cualquier fuerza externa que apoye esos intentos será considerada por el pueblo chino como quimérica", dijo el mandatario chino, durante una visita de Estado a Nepal este fin de semana. Xi realizó estas declaraciones cuando se cumplen 19 semanas desde el inicio de las manifestaciones prodemocráticas en Hong Kong, la cuales Pekín percibe como alentadas por fuerzas extranjeras, y ha señalado directamente a Washington en varias ocasiones como principal responsable. En este sentido, el presidente de China agradeció a Nepal su "firme adhesión a la política de una sola China", que rechaza que Taiwán y Hong Kong sean entidades independientes. Las protestas hongkonesas, que se convirtieron en masivas en junio a raíz de una polémica propuesta de ley de extradición, han mutado hasta convertirse en un movimiento que busca una mejora de los mecanismos democráticos que rigen Hong Kong y una oposición al autoritarismo de Pekín.

No obstante, algunos manifestantes han optado por tácticas más radicales que la protesta pacífica y los enfrentamientos violentos con la Policía son habituales.

Hong Kong volvió a ser este domingo, por decimonoveno fin de semana consecutivo, escenario de protestas prodemocráticas y antigubernamentales que terminaron en enfrentamientos con la Policía, vandalismo y lanzamiento de gas lacrimógeno. Varios grupos de manifestantes se reunieron en centros comerciales en una docena de distritos de la ciudad con la máscara puesta, contraviniendo la polémica y reciente legislación que la prohíbe. - Efe