La Unión Europea y Reino Unido acuerdan un 'brexit' suave que rechazan los unionistas norirlandeses

Falta el visto bueno de Westminster y la Eurocámara para que sea válido

La oposición británica deja claro a Johnson que no apoyará el texto

10.02.2020 | 07:54
Un manifestante ‘antibrexit’ participa en una protesta en el exterior del Parlamento en Londres.

BRUSELAS. La Unión Europea (UE) y el Reino Unido lograron este jueves un acuerdo sobre el "brexit" tras maratonianas negociaciones, según anunciaron a través de la red social Twitter el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el primer ministro británico, Boris Johnson.

El acuerdo será sometido al resto de jefes de Estado y de Gobierno de la UE, que se reúnen hoy en Bruselas, y al Parlamento británico, previsiblemente el sábado.

"Donde hay voluntad, hay un acuerdo. ¡Tenemos uno!", dijo Juncker en su mensaje, acompañado de una carta dirigida a los líderes de la UE en la que les recomienda respaldar el pacto durante su cumbre de este jueves y viernes en Bruselas.

Según Juncker, se trata de un acuerdo "justo y equilibrado" que testifica "nuestro compromiso para lograr soluciones".

"Recomiendo que el Consejo Europeo respalde este acuerdo", recalcó.

En su cuenta de la red social Twitter, el jefe del Gobierno británico, Boris Johnson, señaló que el Parlamento británico tiene que aprobar ahora el acuerdo el próximo sábado en una sesión extraordinaria.

"Tenemos un gran y nuevo acuerdo con el que asumimos otra vez el control (del país). Ahora el Parlamento debería cumplir con el brexit el sábado para poder pasar a otras prioridades, como el coste de la vida, el NHS (sanidad pública), los delitos violentos y nuestro medioambiente", escribió el primer ministro en Twitter.

El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, afirmó este jueves que "todo el Reino Unido" saldrá de la unión aduanera con el nuevo pacto del "brexit" y que su país podrá alcanzar pactos comerciales con "el mundo".


FRONTERA IRLANDESA Según el acuerdo, explicado por el negociador de la UE, Michel Barnier, la Asamblea de Irlanda del Norte podrá votar si se mantiene la salvaguarda para evitar una frontera física en la isla de Irlanda cuatro años después de que haya entrado en vigor, lo cual debería suceder una vez que concluya el periodo de transición posterior al "brexit".

"Cuatro años después de la entrada en vigor del protocolo, los representantes electos de Irlanda del Norte tendrán la capacidad de decidir por mayoría simple si continúan aplicando las normas relevantes de la UE en Irlanda del Norte o no", declaró en una rueda de prensa Barnier.

El acuerdo prevé que Irlanda del Norte siga alineada con ciertas normas del mercado único europeo pero forme parte del territorio aduanero del Reino Unido, con lo que los controles a los bienes se efectuarán en el punto de entrada a este territorio británico y no en la República de Irlanda.

Barnier explicó que las autoridades del Reino Unido se encargarán de aplicar las normas aduaneras de la Unión Europea en Irlanda del Norte.

EL RECHAZO DE LA DUP El Partido Unionista Democrático (DUP) ha anunciado este jueves que no apoyará el acuerdo. La formación que lidera Arlene Foster ha denunciado que lo pactado es contrario a los Acuerdos de Viernes Santo que pusieron fin al conflicto en Irlanda del Norte y que no es beneficioso para los norirlandeses.

El DUP ha subrayado que en todo momento ha dejado claro que solo apoyaría "acuerdos que vayan en el interés económico y constitucional a largo plazo de Irlanda del Norte y protejan la unidad" de Reino Unidos.

Sin embargo, ha denunciado que lo pactado ahora por el 'premier', con "todos los bienes sujetos a un régimen de control de aduanas independientemente de su destino final", hará que los consumidores norirlandeses "se enfrenten a la perspectivas de costes más altos y potencialmente menos capacidad de elección debido a los controles para facilitar la Unión Europea".

En materia de IVA, ha añadido el partido unionista en su comunicado, "Irlanda del Norte está sometida a disposiciones que el resto de Reino Unido no tendrá".

Además, ha criticado que aunque se han hecho algunos progresos, "los representantes electos de Irlanda del Norte no tendrán voz" a la hora de decidir si se acepta el acuerdo. "El Gobierno se ha alejado del principio de que estas disposiciones deben ser sujetas al consentimiento tanto de unionistas como de nacionalistas en Irlanda del Norte", ha denunciado el DUP.

"Por todas estas razones, consideramos que estas disposiciones no irán en el interés a largo plazo de Irlanda del Norte", ha zanjado el partido unionista, adelantado que la votación del sábado en la Cámara de los Comunes "será solo el inicio de un largo proceso para conseguir que el Acuerdo de Retirada" sea aprobado.

JUNCKER PIDE DAR LUZ VERDE En su carta dirigida al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, Juncker pidió este jueves a los Veintisiete que den luz verde al texto revisado y a la nueva declaración de intenciones sobre la futura relación entre la Unión Europea y el Reino Unido, e instó a avanzar "con rapidez" hacia el debate sobre esa vinculación futura.

"Los negociadores alcanzaron un acuerdo sobre un protocolo revisado para Irlanda e Irlanda del Norte y una declaración política revisada el 17 de octubre de 2019. Ambos han sido validados por la Comisión Europea. El primer ministro británico también me ha transmitido hoy su aprobación a estos documentos", dijo Juncker en la carta.

Según Juncker, la nueva declaración política sobre la relación futura refleja el cambio de voluntad del nuevo Gobierno británico, que tras la llegada de Boris Johnson se ha mostrado partidario de un estatus más distante en su vinculación futura con la UE, aunque el texto final aún no se conoce.

Si sale adelante en Londres, el sello final lo pondrían los embajadores de la Unión Europea el domingo y, la Eurocámara, durante su pleno de la próxima semana en Estrasburgo, según habían explicado fuentes diplomáticas este miércoles.

Fuentes parlamentarias dijeron a Efe que la Eurocámara podría votar el próximo miércoles el acuerdo, previa revisión de su comisión de Asuntos Constitucionales, pero insistieron en que el Parlamento Europeo no celebrará ese voto si la Cámara de los Comunes no ratifica el acuerdo durante el fin de semana.

CORBYN EXIGE UN REFERÉNDUM El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, que la mejor manera de "resolver" el "brexit" es dando a la ciudadanía "la última palabra" sobre el acuerdo negociado entre Londres y Bruselas mediante un referéndum.

"Por lo que sabemos, parece que el primer ministro (Boris Johnson) ha negociado un acuerdo que es incluso peor que el de Theresa May, que fue rechazado de manera abrumadora", señaló el dirigente izquierdista en un comunicado.

En su opinión, el pacto consensuado entre Londres y Bruselas antes de comenzar la crucial cumbre europea "no va a unir al país y debería ser rechazado".