La UE trata de compaginar clima y presupuesto a largo plazo

El nuevo Pacto Verde Europeo debe encontrar un lugar en las cuentas de la Unión Europea

17.12.2019 | 18:10
Foto de los líderes europeos con la nueva Comisión Europea antes de iniciar la Cumbre.

Bruselas - Los líderes de los Estados miembros de la Unión Europea (UE) iniciaron ayer una cumbre donde intentarán lograr un compromiso de todos los países para que ser un continente climáticamente neutro para el año 2050 y continuarán el debate sobre el presupuesto comunitario entre 2021 y 2027. La primera sesión de este Consejo Europeo se centraba en intentar fijar el año 2050 como fecha límite para alcanzar la neutralidad climática, es decir, que sus emisiones contaminantes sean equivalentes a las que el territorio puede absorber, un objetivo al que aún se oponen Polonia, Hungría y la República Checa.

Después, durante la cena de ayer, los mandatarios abordaron el presupuesto comunitario entre 2021 y 2027, el llamado marco financiero plurianual, sobre el que mantendrán un debate "honesto y franco" después de que Finlandia, que desempeña la presidencia semestral, presentara una propuesta a la que se oponen frontalmente varios Estados, entre ellos España.

A su llegada a la reunión, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, admitió que la negociación sobre el presupuesto "será difícil" pero defendió que si la Unión Europea quiere cumplir los objetivos que se ha marcado tiene que destinar los medios para ello.

A la hora de negociar la propuesta, los Estados deberán tener también en cuenta el Pacto Verde Europeo presentado el miércoles por la alemana, que plantea elevar la meta de reducción de emisiones comunitaria para 2030 del 40% fijado ahora hasta al menos el 50% y un cambio del modelo de crecimiento económico europeo, lo que requerirá financiación.

Las cuentas de Finlandia Los Estados se oponen en su mayoría a la base de negociación de las cuentas planteada por Finlandia, que pide un presupuesto equivalente al 1,07% de la renta nacional bruta conjunta, unos 50.000 millones de euros inferior al 1,11% que propuso la Comisión Europea en 2018. Sin embargo, están divididos entre los que, como España, la consideran insuficiente y los que, por el contrario, piden un presupuesto más austero, a pesar de que tanto el plan finlandés como el de la Comisión suponen una reducción con respecto al marco actual (2014-2020).

La primera ministra danesa, Mette Frederiksen, dijo a su llegada que su país, junto con Austria, Holanda y Suecia, no pueden comprometerse a un presupuesto superior al 1% de la renta nacional bruta conjunta. La política danesa señaló que el problema no viene por la propuesta de eliminar los descuentos en la contribución al presupuesto que tienen algunos países, como el suyo y el Reino Unido, e insistió en que todos los países afrontan retos que necesitan financiación a nivel nacional.

El presidente francés, Emmanuel Macron, cuyo país apuesta por elevar la ambición de la propuesta finlandesa, defendió la necesidad de preservar las políticas "que han hecho la fuerza de Europa", en referencia a los fondos de cohesión y la Política Agraria Común. - Efe

españa

un presupuesto del 1,1% de la renta

Sánchez. El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, defendió ante sus socios europeos un marco financiero plurianual para el periodo 2021-2027 que ascienda al 1,114 % de la Renta Nacional Bruta (RNB) europea disponible, como propone la Comisión Europea. A su juicio, ese importe global es comparable con "el nivel de ambición" que España quiere para mantener "políticas tradicionales que están haciendo mucho bien al medio rural" como la Política de Cohesión y la Política Agrícola. No obstante, la negociación será más difícil que cualquier negociación presupuestaria anterior, porque con la marcha de Reino Unido se dejan de ingresar 10.000 millones al año y es una brecha que hay que cubrir.