Continúan los disturbios entre Policía y manifestantes en Irak

Al menos 460 personas han muerto en el país desde que comenzaron las protestas, que exigen reformas políticas

14.01.2020 | 06:15
Protestas en Bagdad el pasado mes de noviembre.

Madrid - La Policía empleó ayer porras y gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes en Kut, al sur de Irak, en una nueva jornada de protestas sociales y para exigir reformas políticas en varios puntos del país.

El gas lacrimógeno habría provocado varios casos de ahogamiento entre los manifestantes en Kut, según recoge la agencia de noticias NINA, que cita a un portavoz de los manifestantes, Sajjad Salem al Quraishi.

La Policía confirmó varios heridos en sus filas a través de un portavoz, Sabá al Mayahi, mientras que también habría lesionados entre los participantes en la protesta, según NINA. "Grupos de manifestantes han cerrado varios colegios que anunciaron la reanudación de las clases después de tres meses de paro por las manifestaciones civiles", apuntó Al Mayahi.

"Una fuerza policial antidisturbios respondió para evitar que siguieran cerrando colegios y amenazando la vida de los estudiantes, especialmente de los niños, pero los grupos respondieron con piedras que hirieron a varios agentes", explicó.

Más tarde los manifestantes levantaron el asedio a la sede central de la Policía de la provincia de Wasit, también en Kut, después de que las autoridades excarcelaran a 50 detenidos durante las últimas protestas. Un portavoz de los manifestantes explicó que se retiraron de forma pacífica para volver a las plazas que mantienen ocupadas desde hace semanas.

Un grupo de gorras azules afines al clérigo chií Muqtada al Sadr se han desplegado entre los manifestantes y la Policía "para calmar la situación".

Por otra parte, en Basora, en el sur de Irak, los manifestantes celebraron una vigilia con velas encendidas en recuerdo de dos periodistas, Ahmed Abdel Samad y Safaa Ghali, muertos el viernes por disparos cuando cubrían las protestas.

Durante el fin de semana se produjeron nuevas movilizaciones sociales en contra del Gobierno y para exigir reformas políticas. Al menos 460 personas han muerto y más de 20.000 han resultado heridas desde el estallido de las protestas en Irak, que reclaman la desaparición del sistema político establecido tras la guerra de 2003. - E.P.