Siria sufre el mayor éxodo de civiles sirios desde el principio de la guerra

Más de 900.000 huyen de la ofensiva lanzada por el régimen en Idlib en los dos últimos meses

19.02.2020 | 01:54
Unidades del ejército sirio avanzan por la autopista internacional Aleppo Ghazi Ainta hacia el campo norte de Aleppo, Siria.

madrid – La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, denunció los "indiscriminados" e "inhumanos" ataques sufridos por la población civil en el noroeste de Siria, donde más de 900.000 personas han tenido que abandonar sus hogares desde principios de diciembre por la ofensiva del régimen de Bashar al Assad, y urgió a las partes del conflicto a facilitar corredores humanitarios.

La oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas ha constatado la muerte de al menos 298 civiles en las regiones de Idlib y Aleppo desde el pasado 1 de enero –al menos un centenar de ellos en los primeros 16 días de febrero–. La mayoría de estas víctimas, en concreto el 93%, corresponderían a acciones perpetradas por el Gobierno sirio y sus aliados.

mujeres y niños Además, más de 900.000 personas se han visto forzadas a moverse, de las cuales un 80% han ido identificadas como mujeres o niños. Naciones Unidas ya valora este contexto como la mayor crisis de desplazamiento desde que estalló la guerra en Siria en marzo de 2011.

"Familias enteras, algunas de las cuales han cruzado Siria de una punta a otra en la última década, se encuentran de forma trágica con que las bombas son parte de su vida diaria", lamentó Bachelet, en un comunicado en el que se preguntó "cómo alguien puede justificar este tipo de ataques indiscriminados e inhumanos" contra la población civil.

Su oficina confirmó que al menos diez instalaciones médicas y 19 centros educativos se han visto afectados, directa o indirectamente, por el conflicto. Los ataques también han alcanzado los campos improvisados para los desplazados internos, lo que reduce la posibilidad de estar a salvo en cualquier punto de la región.

"Los civiles que huyen de los enfrentamientos se están acumulando en zonas sin refugios seguros y que se reducen cada hora que pasa. Y aún así siguen bajo los bombardeos. No tienen ningún sitio donde ir", lamentó la Alta Comisionada de Naciones Unidas, que teme que el balance de víctimas no haga sino aumentar si las partes enfrentadas no toman medidas.

No en vano, los civiles "corren ahora más riesgo que nunca, con pocas esperanzas o garantías de lograr un retorno seguro y voluntario a sus zonas de origen o a otras de su elección", agregó.

cese de hostilidades La Alta Comisionada reclamó el cese inmediato de hostilidades, así como corredores humanitarios para que los civiles puedan escapar con seguridad de las zonas en conflicto y las organizaciones puedan repartir la ayuda. En este sentido, advirtió de que poner en riesgo a la población implica un incumplimiento del Derecho Internacional Humanitario y de los Derechos Humanos.

Michelle Bachelet se mostró "alarmada" por el "fracaso de la diplomacia", que "debería anteponer la protección de los civiles a cualquier victoria política y militar".

negociación

Rusia y Turquía cierran la ronda de consultas sobre Idlib. Rusia y Turquía cerraron ayer sin aparentes avances una nueva ronda de negociaciones para rebajar la tensión en Idlib, uno de los últimos bastiones islamistas en Siria. "Ambas partes constataron su apego a los acuerdos existentes que contemplan medidas para rebajar la tensión, aliviar la situación humanitaria y continuar la lucha contra el terrorismo", informó el Ministerio de Exteriores ruso.

emergencia sanitaria

La OMS advierte de epidemias

Reducción de instalaciones. El recrudecimiento de las hostilidades en el noroeste de Siria ha reducido a la mitad el número de instalaciones sanitarias operativas en la zona de Aleppo e Idlib, lo que aumenta el riesgo de epidemias y otras emergencias sanitarias, advirtió hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS). El conflicto en los últimos reductos de la oposición siria en el noroeste del país ha interrumpido las operaciones de vacunación, y uno de cada tres centros de inmunización en la zona ha tenido que ser cerrado parcial o totalmente, subrayó la OMS. Además, de las 550 instalaciones en el noroeste de Siria sólo la mitad continúan funcionando.