Dimite el enviado especial de la ONU para Libia

Ghasán Salamé cita motivos de salud y avisa de la falta de avances en las conversaciones de paz

03.03.2020 | 00:52
Ghasán Salamé.

madrid – El enviado especial de Naciones Unidas para Libia, el libanés Ghasán Salamé, presentó ayer su dimisión citando motivos de salud, ante la falta de avances en las conversaciones de paz entre las partes enfrentadas en el país, en las que sirve de mediador.

"Desde hace dos años he intentado volver a unir a los libios, reducir la interferencia extranjera y preservar la unidad del país", dijo, antes de agregar que su salud "no permite ya soportar tanto estrés".

"He pedido al secretario general (de la ONU, António Guterres) que me releve de mis funciones", manifestó en su cuenta en la red social Twitter, en un mensaje en el que deseó además "paz y estabilidad" al país africano.

Salamé, quien asumió el cargo en junio de 2017, destacó además los avances logrados en los últimos meses en el proceso de mediación, incluida la conferencia de Berlín y la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU en apoyo a las conclusiones de la misma.

El propio enviado especial de la ONU alertó el viernes de que la frágil tregua pactada en el país africano "está cerca de un punto de colapso" ante el incremento de los ataques contra la capital, Trípoli.

El conflicto se recrudeció en abril de 2019, cuando las fuerzas encabezadas por el mariscal de campo Jalifa Haftar, leal a las autoridades asentadas en el este del país, pusieron en marcha una ofensiva para hacerse con Trípoli, donde tiene su sede el gobierno de unidad.

Además, Haftar anunció a mediados de diciembre el inicio de la "batalla final" y la "hora cero" por Trípoli y ordenó a sus fuerzas avanzar hacia la ciudad.