De Cali a Pamplona para superar un cáncer

19.07.2020 | 00:28
Esteban Sepúlveda y el equipo médico de la CUN que le ha tratado.

esteban Sepúlveda, de 15 años, consigue conservar una pierna tras ser operado de un osteosarcoma en la CUN

La distancia entre Cali y Pamplona es la que ha tenido que cubrir una familia colombiana para que Esteban Sepúlveda, de 15 años, lograra superar un osteosarcoma en la pierna izquierda y consiguiera conservar una extremidad que en su país de origen los médicos ya daban por perdida.

Este joven colombiano, junto a sus padres, Jon y Carolina, reside en un pueblo cercano a la localidad de Cali en Colombia. Durante una semana de campaña en el colegio militar en el que estudia, Esteban sufrió una fractura en la pierna al saltar una acequia.

En la clínica de Cali, según relataron los padres del joven, le diagnosticaron un osteosarcoma de fémur muy voluminoso con fractura patológica y poco tiempo después les comunicaron que era necesario amputar la pierna porque Esteban no parecía estar respondiendo bien al tratamiento de quimioterapia. "Cuando me dieron la noticia", comentó Esteban, "me asusté, me aterré un poco".

Sin embargo, la familia de Esteban no se dio por vencida y buscó alternativas a la amputación de su pierna. Fue un hermano de Carolina el que encontró en internet el testimonio de un joven cubano operado con éxito de una afección similar en la Clínica Universidad de Navarra.

La familia contactó por videoconferencia con Mikel San Julián, especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología de la Clínica Universidad de Navarra, que tras estudiar el caso concluyó que la afección era operable. "Es como un descanso el que sentí cuando me dieron la noticia de que había posibilidades todavía", afirmó el joven.

Esperanzados, los padres de Esteban ahorraron todo el dinero que pudieron y, con la ayuda de las ONG Niños contra el Cáncer y Cáritas, a finales de diciembre de 2019 el joven se operó en la clínica pamplonesa, donde se extirpó el cáncer y se le colocó una prótesis de rodilla que le permitió conservar la extremidad.

Esteban, que junto a sus padres todavía permanecerá unos meses en Pamplona, ya no usa los bastones en los que se apoyaba para caminar y sale a la calle, aunque con precaución por la amenaza del coronavirus. "Me pongo tapabocas para prevenir, siendo un paciente oncológico", destacó.

De momento, mientras termina su rehabilitación, el joven colombiano está contento en la capital navarra: "Pamplona me gusta mucho, estoy muy amañado". En la Clínica Universidad de Navarra se han tratado cerca de 2.000 sarcomas óseos en los últimos 40 años, conservando la extremidad en más del 95 % de los casos.

noticias de noticiasdenavarra