La sangrienta represión de los militares birmanos deja al menos 38 muertos durante las protestas

Los llamamientos de la comunidad internacional al diálogo siguen siendo ignorados por el Ejército

04.03.2021 | 00:32
Un manifestante se alza enérgico entre la multitud durante la protesta en Rangún. Foto: Efe

rangún – Las fuerzas de seguridad birmanas volvieron a dejar ayer un reguero de sangre tras disparar mortalmente. Al menos 38 personas, incluidos dos menores, fallecieron durante las protestas pacíficas contra la junta militar en Birmania. Además de decenas de heridos, seis manifestantes murieron en Rangún, la mayor ciudad del país, cinco en Monywa, incluido un joven de 17 años, dos en Mandalay, uno en Myingyan y otro más en Salin, según los testimonios de testigos a Efe y medios locales. El otro menor muerto es un adolescente que falleció al recibir un disparo en la cabeza en Myingyan, según indicaron los equipos de emergencia.

"Hoy fue el día más sangriento desde que ocurrió el golpe", dijo Christine Schraner Burgener , enviada especial de la ONU, en una conferencia de prensa para repasar la situación. Además, apuntó que los muertos superan ya el medio centenar desde el golpe y que hay multitud de heridos y se hizo eco de numerosos vídeos que aparentemente muestran a fuerzas de Policía atacando a equipos médicos o a los agentes usando ametralladoras contra manifestantes.

VALENTÍA FRENTE A LA REPRESIÓN A pesar de la represión con munición real, gases lacrimógenos, cañones de agua, balas de goma y hasta tirachinas, los birmanos llevan semanas desafiando a los uniformados en las calles para pedir el retorno de la democracia y la liberación de sus líderes electos, incluida la nobel de la Paz Aung San Suu Kyi.

"Odiamos a la junta desde lo más profundo de nuestro corazón. Solo hoy, más de 10 jóvenes han muerto. Estaban protestando de manera pacífica sin armas, pero la junta militar y las fuerzas policiales intentan sacarnos de la calle como sea", dijo a Efe Thame, un estudiante de Medicina que participa casi a diario en las protestas.

"Nos intimidan e incluso nos disparan. Los odio (...) Nuestro futuro está muriendo, si no hacemos nada por ello vamos a perder nuestro futuro. Ese pensamiento me da más miedo que morir. Eso es por lo que salimos a la calle", añadió el universitario de 23 años.

lLAMAMIENTO DEL PAPA Desde el Vaticano, el papa Francisco abogó hoy por el diálogo contra la represión en Birmania, país que visitó en 2017, y realizó un llamamiento para que se libere a los dirigentes políticos encarcelados.

"Aún me llegan noticias tristes desde Myanmar de sangrientos enfrentamientos con pérdida de vidas humanas. Deseo llamar la atención de las autoridades involucradas para que el diálogo prevalezca sobre la represión y la armonía sobre la discordia", dijo Francisco tras la audiencia general celebrada sin fieles en el palacio pontificio.

Los ministros de Exteriores de Filipinas, Indonesia, Malasia y Singapur lamentaron el martes el uso de la fuerza letal por parte de las autoridades birmanas para aplacar el movimiento de oposición pacíficos surgido tras la sublevación militar y pidieron la libertad de Suu Kyi y otros detenidos.

Los cancilleres, reunidos por videoconferencia durante una sesión informal de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) donde participó el ministro de Exteriores nombrado por la junta militar birmana, Wunna Maung Lwin, reclamaron al Ejército buscar una solución dialogada a la crisis política.

A pesar de los llamamientos de la comunidad internacional y de las sanciones de países como Estados Unidos, Canadá y Reino Unido, los militares birmanos, encabezados por el general golpista Min Aung Hlaing, continúan con la represión de las protestas y las detenciones, que ascienden ya a más de 1.200.

Los uniformados también han llevado a cabo apagones parciales de internet y han bloqueado Twitter y Facebook, aunque muchos burlan esta medida mediante programas VPN, que permiten la conexión a la red a través de servidores extranjeros.

Los manifestantes exigen al Ejército, que gobernó el país con puño de hierro de manera ininterrumpida entre 1962 y 2011, que reconozca los resultados de las elecciones del pasado noviembre, en las que arrasó la Liga Nacional para la Democracia (LND) de Suu Kyi.

El Ejército birmano justificó la toma de poder por un supuesto fraude electoral en los comicios de noviembre, donde observadores internacionales no detectaron ningún amaño tras la victoria del partido de Suu Kyi, que ya ganó por mayoría arrolladora en 2015.

"Odiamos a la junta desde lo más profundo de nuestro corazón. Hoy más de 10 jóvenes han muerto"

thame

Manifestante estudiante de Medicina

"Que el diálogo prevalezca sobre la represión y la armonía sobre la discordia"

papa francisco

Pontífice