Sánchez sopesa resistir hasta la primavera frente a voces en el PSOE que piden unir generales y andaluzas

El presidente contempla el adelanto solo si la inestabilidad en el Congreso y Catalunya le obligan

07.02.2020 | 10:53
Sánchez sale del palacio de la Moncloa para recibir al primer ministro de Finlandia, Juha Sipilä.

pamplona - El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se inclina por prolongar la legislatura al menos hasta la primavera de 2019 y confía en recabar el apoyo de las fuerzas de izquierda a su proyecto de Presupuestos para 2019, que está decidido a presentar aunque no tenga garantizado al 100 por ciento su aprobación, según constatan fuentes del entorno más próximo al presidente, que, no obstante, estaría sopesando la posibilidad de adelantar las elecciones y unirlas a las andaluzas en caso de que la situación en Catalunya se encone. Sánchez, sin embargo, ve posible alargar la legislatura más allá de la primavera de 2019, porque no vincula un eventual fracaso en la aprobación de los Presupuestos con la obligación de adelantar los comicios. Las mayores dudas están en el PDeCat, aunque en el equipo del presidente se apela al espíritu más pragmático de los herederos de la antigua Convergencia.

La semana próxima será clave para despejar algunas incógnitas. Si, como apuntan algunos indicios, la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, adelanta las elecciones andaluzas al 2 de diciembre -para convocar en esa fecha tiene de margen hasta este próximo martes- el escenario de un adelanto de las generales se alejaría al menos hasta la primavera de 2019, porque Sánchez no va a convocar las generales pegadas a las andaluzas, aunque este posibilidad electoral circula en el Gobierno y el PSOE. Según apuntan dirigentes socialistas, es el secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, el principal valedor de esta opción.

Para la semana próxima el Gobierno espera poder anunciar un acuerdo global con Podemos sobre los Presupuestos, que actuará de "aglutinador" porque a él se podrán adherir otras fuerzas de la oposición, sobre todo las formaciones de izquierda, según el pronóstico que se hace en la Moncloa. Independientemente de que Sánchez sea capaz o no de sumar los apoyos necesarios para aprobar los Presupuestos -necesita 176 votos-, el presidente está determinado a presentar su proyecto porque, de no sacarlo adelante, al menos será su programa electoral de cara a las generales, con el que podrá decirle a los ciudadanos lo que está dispuesto a hacer pero no le dejaron.

La propia ministra de Hacienda, María Jesús Montero, afirmó ayer, en una entrevista en Antena 3, que el Gobierno seguirá trabajando "con o sin presupuestos", lo que abre la puerta a una prórroga de las cuentas de este año.

Los colaboradores del presidente subrayan que éste está decidido a intentar agotar la legislatura porque no formó un gabinete solvente que logró una gran aceptación entre la ciudadanía para "disolver a los cuatro días", razonan en la Moncloa. Y la amenaza del president, Quim Torra, de que retirará el apoyo a Sánchez si éste no presenta en un mes un proyecto de referéndum no es motivo para adelantar las generales, consideran en la Moncloa. En primer lugar, porque la situación en Catalunya -más allá de los discursos inflamatorios- no es tan grave como para desestabilizar el resto del país. El Gobierno viene subrayando estos días que el Ejecutivo de Torra no ha incurrido por el momento en ninguna ilegalidad y ha accedido a canalizar sus demandas -las que son posibles de satisfacer- a través de los cauces previstos, como las comisiones bilaterales.

Pero es que además, la amenaza de Torra ha sido desautorizada tanto por ERC como por miembros del PDeCat. No obstante, si la situación en Catalunya se agrava e impide una mínima estabilidad a Sánchez, el presidente estaría tentado a unir las generales con las andaluzas. El propio presidente disparó esta hipótesis cuando desde Nueva York, avisó que si el independentismo "prioriza el conflicto a cooperación, la legislatura está acabada e iremos a elecciones". - D.N.