Sánchez pide votar el 26-M “en defensa de la España actual”

El socialista llama a “luchar por los derechos” y ruega a la oposición que se abstenga en los Presupuestos

08.02.2020 | 17:39
Pedro Sánchez, ayer durante un acto del PSOE en Zaragoza.

Zaragoza - El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hizo ayer un llamamiento a todos los socialistas, pero también a quienes comparten los valores colectivos de la socialdemocracia, para que el próximo 26 de mayo no se queden en casa y acudan a votar, "a defender la España actual frente a la que nos obligaron a ser durante cuarenta años".

La gira que Sánchez está realizando por España para presentar a los candidatos socialistas a las elecciones municipales y autonómicas le llevó ayer a Zaragoza, donde participó en un mitin junto con el vicepresidente primero de la Comisión Europea (CE) y candidato socialista a presidir la UE, Frans Timmermans; la candidata a la alcaldía de la ciudad, Pilar Alegría, y el aspirante a revalidar el cargo de presidente de la Comunidad, Javier Lambán.

Sánchez se mostró duro con las opciones de ultraderecha: "Ya la tenemos aquí, sabíamos que existía pero ahora es evidentemente visible", advirtió durante su intervención. Y las propuestas de esta corriente ideológica, a su juicio, han demostrado "lo frágiles que son las cosas y cuánto ha costado conseguirlas".

"Se tarda siglos en conquistar derechos y libertades, pero hay que luchar por ellos siempre", añadió en referencia a la Ley de violencia de género.

A este respecto, el presidente advirtió de que cualquier partido que proponga la exclusión de la mujer de la política "va a ser excluido de la política por la mujer".

Ante los comicios del 26 de mayo próximos, la cuestión es, para Sánchez, si se apuesta por el progreso o por la involución después de ocho meses de Gobierno socialista, que ha hecho en ese tiempo por las políticas sociales "más que el PP en siete años".

A quienes piensan que pactar con la ultraderecha "sale gratis" y que quieren "moldearla" les avisó de que eso no sucederá y que lo que ocurrirá con pactos de esta naturaleza es que las posturas "se radicalizarán".

Antes, evocó, el PP "llegaba tarde y a rastras" a asuntos como la ley del matrimonio homosexual o de otros derechos, pero ahora este PP "no quiere ni llegar, sino que quiere dar pasos atrás".

Parte de su discurso lo invirtió en intentar convencer de la bondad de los presupuestos generales presentados por su Gobierno y de la necesidad de que salgan adelante. "Pido a la oposición que, aunque sea con abstención, permita sacar adelante los presupuestos", rogó. - D.N.