May veta las propuestas de Corbyn

La premier rechaza la visión del ‘brexit’ del líder laborista aunque le pide acuerdos para salir del atolladero

08.02.2020 | 18:59

Bruselas - Con un tono amable, Theresa May, primera ministra británica, ha rechazado formalmente y por escrito formar parte de una Unión Aduanera y de un Mercado de Consumidores, una idea que le había marcado Jeremy Corbyn, líder de los Laboristas y de la oposición, para dar apoyo a un Acuerdo de Salida que haría que el Reino Unido no abandonase la UE de forma desordenada, algo que cada día está más cerca ante el bloqueo actual en Westminster.

Básicamente, lo que le ha dicho la primera ministra a Corbyn es que no va a apoyar permanecer en esos dos instrumentos comunitarios. May afirma que esto no daría una independencia completa al Reino Unido, lo que haría que Londres no podría firmar acuerdos comerciales de forma independiente, ya sea con la UE o con cualquier otro país del mundo.

concesión De todas formas, May no se ha mostrado reticente a poder discutir los otros cuatro puntos que le había marcado su adversario político en su carta de la semana pasada, lo que puede ser interpretado como una pequeña concesión al líder de la oposición.

Así, la primera ministra afirma que se podrían seguir los derechos laborales y medioambientales que marca la UE, siempre que el Parlamento británico considere adecuado hacerlo. Se votaría en Westminster cada cambio en la legislación comunitaria, lo que no haría automático el seguimiento de las normas de la UE en estos campos. May recordaba una idea que los dos políticos han repetido en múltiples ocasiones: "El brexit no debería ser a la expensa de los derechos de los trabajadores o del medio ambiente".

Además, la primera ministra recuerda a Corbyn que el Reino Unido tiene intención de colaborar de manera muy estrecha con diferentes agencias de la UE. La primera ministra garantizado el intercambio del registro de nombre de pasajeros, de huellas o de los registros de información de vehículos. También se muestra abierta a considerar el intercambio de información de personas u objetos perdidos y de registros de actividad criminal. "El Gobierno no cree que sea en el interés del Reino Unido y de la UE y sus Estados miembros vean una reducción en las capacidades conjuntas de seguridad", afirma May en la parte final de la carta. - David Gómez (Aquí Europa)