Las elecciones centran el interés de los partidos, con ofertas de alianzas y acusaciones

08.02.2020 | 20:05
Adolfo Araiz, Maiorga Ramirez y Unai Hualde se dirigen a la reunión de la Junta y Mesa de Portavoces del Parlamento de Navarra.

PAMPLONA. Las elecciones generales anunciadas para el 28 de abril han centrado este lunes el interés de los partidos políticos con representación parlamentaria, que se han cruzado acusaciones y ofertas de alianzas.

Tras la reunión de la Mesa y Junta de Portavoces, en una ronda de comparecencias ante los medios, el presidente de UPN, Javier Esparza ha comentado que "el reto es que el independentismo no obtenga representación" en Navarra como ya sucedió en 2015.

A partir de esta premisa "analizaremos todo" y "lo que sea mejor para Navarra será mejor para UPN", ha dicho en referencia a la posibilidad de renovar el pacto electoral con el PP.

Y ha añadido que UPN se ha dedicado en las Cortes Generales a "defender los intereses de Navarra" mientras "otros quieren que Navarra se parezca cada día más a Cataluña", punto en el que ha subrayado que la presidenta Uxue Barkos es "independentista, votaría sí a la anexión de Navarra al País Vasco y no le importa pactar con quien todavía no ha condenado a ETA".

Para Esparza, en estas elecciones generales "el principal riesgo es el nacionalismo vasco que quiere eliminar el autogobierno navarro para dárselo a los vascos como una especie de ofrenda".

Por su parte Koldo Martínez, de Geroa Bai, que ha recordado al PSOE que no ha cumplido aún las "promesas" que hizo sobre inversiones financieramente sostenibles y competencias de trafico, ha insistido en la "conveniencia y necesidad" de que el cuatripartito concurra en una candidatura unitaria para defender "el autogobierno social".

Ha apelado por ello a "una reflexión conjunta porque el autogobierno está más en riesgo que casi nunca con la alianza de las derechas y nosotros queremos defenderlo para hacer políticas sociales", y ha agregado que "en una situación crítica como esta la respuesta tiene que ser global, pensada y reflexionada".

También Adolfo Araiz, como portavoz de EH Bildu, ha defendido una alianza de "soberanistas, progresistas y republicanos" para "hacer frente al autoritarismo y condicionar al nuevo Gobierno".

Sin embargo, ha precisado, debe ser al Congreso y al Senado, "a las dos" y "no sabemos si la presidenta Barkos está en disposición de seguir adelante" con EH Bildu en esta "unidad de acción electoral y política" en el supuesto de que Podemos e I-E finalmente se desmarquen.

Por Orain Bai, Carlos Couso ha explicado que él y sus compañeros, como en la anterior legislatura, siguen "sin tener a quien votar", y al respecto ha subrayado que a día de hoy Podemos "está en proceso de desguace".

Ha calificado además al Gobierno de Pedro Sánchez como de "transición" y "márketing" y afirmado que los Presupuestos pactados con Pablo Iglesias eran para "blanquear", "pan para hoy y hambre para mañana", porque no había "nada" en ellos que apuntara a "un cambio real de modelo económico y social".

Por el contrario la socialista María Chivite ha aseverado que estas elecciones generales "no van de confrontar al Gobierno de Navarra con el de España sino de confrontar dos modelos de España", el del PSOE para "avanzar en derechos y políticas sociales" y el "trifachito" para ir hacia "atrás".

Por su parte, el popular Javier García ha sostenido en alusión a UPN que "juntos somos más" y que "la suma de las fuerzas constitucionalistas defiende mejor a Navarra dentro de España", y ha agregado que el PP es "la única alternativa" en estas elecciones generales y el partido que "mejor defiende los intereses de Navarra".

Por último Marisa de Simón ha confirmado que I-E no quiere una candidatura unitaria con el cuatripartito al Congreso "de ninguna de las maneras" y la experiencia en el Senado "no fue exitosa", al tiempo que se ha mostrado convencida de que en Navarra "sumamos más por separado", lo que permite "sumar más" después en Madrid en un bloque de izquierdas que aborde lo que el PSOE deja "sobre la mesa", como la derogación de la reforma laboral, la LOMCE o la ley mordaza.