I-E encara las elecciones de mayo con un equipo “bregado” y como “garantía del cambio”

La coalición de IUN y Batzarre espera mejorar su representación parlamentaria

08.02.2020 | 22:23
Olga Risueño, Edurne Eguino, Marisa de Simón, Txema Mauleón y Carlos Guzmán.

pamplona - Izquierda-Ezkerra (I-E) repite coalición por tercera vez consecutiva y, con un "equipo preparado y bregado" en tareas de responsabilidad por los pactos de gobierno habidos en la actual legislatura, se presenta a las elecciones de mayo con un aval de "eficacia, solvencia y garantía de ese cambio plural".

La sigla que comparten Izquierda Unida y Batzarre presentó a sus candidatos, encabezados en la lista del Parlamento por Marisa De Simón, Carlos Guzmán y Txema Mauleón, en la del Ayuntamiento de Pamplona por Edurne Eguino, y en la del de Tudela por Eneko Larrarte y Olga Risueño.

De Simón defendió la labor desarrollada por sus cargos electos en la legislatura que ahora termina, con puestos de gestión tanto en el Gobierno de Navarra como en los dos principales ayuntamientos de la Comunidad, gracias a pactos con otras formaciones, desde los que han impulsado políticas caracterizadas por su acento social, su "freno" a la derecha y el "cambio" respecto a la tradicional gestión de UPN en las tres administraciones.

"Izquierda Unida y Batzarre somos unos socios humildes, leales al programa pero también ambiciosos" y contamos con "un equipo preparado, bregado y solvente con la voluntad de trabajar a tope" también en la legislatura 2019-23, en la que se muestran "convencidos" de que serán de nuevo "decisivos para la continuidad del cambio" y para dotarle de "más peso para la izquierda".

Reivindicó la tradicional defensa que en la última década I-E ha hecho en Navarra de las mejoras sociales "frente a crisis-estafa y los recortes", cristalizada en su aportación al actual Gobierno de Uxue Barkos "para poner a la izquierda al servicio de la mayoría social de Navarra".

"Hemos sido esa izquierda con la que ha sido posible avanzar, la izquierda que otros nunca han querido ser en Navarra", dijo en crítica velada al PSN, y defendió que en estos cuatro años han sido " garantía del impulso de lo social, la convivencia, la pluralidad y de avances en el autogobierno". En este recorrido, De Simón no ocultó que en la gestión de la unidad de las políticas del cuatripartito "han tenido discrepancias, importantes", relacionadas con el TAV, la banca pública o su interés por un "mayor impulso en políticas de fiscalidad, educación o laicidad", si bien subrayó el "acierto" de participar activamente en el cambio.

eguino: "superar errores" Edurne Eguino, por su parte, abogó por "superar y aprender de los errores" que ha habido en estos cuatro años en el Consistorio pamplonés en la próxima legislatura y esperó que "los datos den para reeditar un nuevo gobierno de izquierdas, que mire a la ciudadanía de frente y que comparta con ella la gestión del Ayuntamiento".

A su juicio, un error fue que Geroa Bai "dejó en manos de Bildu, con solo cinco concejales de 27, el afrontar la Alcaldía, un error que se arregló solo a medias con la incorporación de I-E y Aranzadi a concejalías de gestión". El segundo error fue que "Geroa Bai vetó el organizar un seguimiento del acuerdo programático, algo que se ha hecho en el Parlamento de manera normalizada", mientras que el tercero y el "más grave" fue la expulsión de I-E y Aranzadi del equipo de gobierno. - Agencias