El PDeCAT insta a la Crida a decidir si se implica en JxCat

La agrupación de Puigdemont maneja otras caras para el Congreso tras el 28-A

08.02.2020 | 22:22
David Bonvehí, presidente del PDeCAT, y Carles Puigdemont, líder de la Crida, el pasado enero.

pamplona - El mundo posconvergente sigue envuelto en un Triángulo de las Bermudas donde todo está por ver de cara a las elecciones del 28-A y, de rebote, en las europeas y municipales. El PDeCAT emplaza a la Crida de Carles Puigdemont a que se decante por la forma de colaboración que pretende fijar -coalición o la inclusión de varios nombres en las listas- mientras que la asociación del president en el exilio y de Jordi Sànchez espera que se posicione la fuerza que preside David Bonvehí. Es decir, que aclare si va a presentarse bajo JxCat, como en los comicios catalanes del 21-D, como así parece desear. De hecho, JxCat es una marca del PDeCAT y en esa cita con las unas se registró como coalición entre el PDeCAT y Convergència.

Bonvehí acudió ayer a la cárcel de Soto del Real, al no haber jornada del juicio por el 1-O, para visitar a los presos soberanistas, en tanto que una opción pasa por colocar al frente de la plancha a Josep Rull o a Sànchez, a la postre presidente de la Crida. Y eso que el jueves el PDeCAT comenzó el proceso de elección de candidatos mediante elecciones primarias en todo el territorio, siendo luego la dirección la que decidirá el orden de los nombres en la lista y la incorporación de nuevas caras, así como el cabeza de cartel, con las encuestas dibujando un escenario en retroceso frente al auge de ERC. Un sector del PDeCAT no quiere ceder el poder a los que defienden JxCat como la casa común ni a los que defienden la integración en la Crida. De hecho, el partido de Bonvehí emplazó a esta plataforma a que dé el paso advirtiéndole de que el precio de un acuerdo será más alto si se procede a la coalición y no a aportar candidatos en la plancha.

Los adalides de la Crida estarían pensando en dejar a un lado a diputados que ahora tienen peso en el Congreso como Carles Campuzano, amén de Jordi Xuclà o Ferran Bel, partidarios de un soberanismo útil y pactista frente al discurso más radical de la vicepresidenta del PDeCAT Míriam Nogueras, que se posiciona en favor de las tesis de Puigdemont. O reafirmar el espacio propio de la posconvergencia o la apuesta del expresident por la transversalidad hacia la república independiente.

Hay quienes creen que la pugna acabará en acuerdo pero el encaje no es fácil. Se da por hecho que Nogueras, alcaldable por Mataró, repetirá en las listas y algunos la sitúan como número dos, seguido por el portavoz de JxCat en el Parlament, Eduard Pujol, ambos afines a Puigdemont. Todo a falta de saber el resultado de la consulta interna a las bases de la Crida que arrancó anoche para decidir si se implican y cómo en el 28-A. Las conversaciones se multiplican.